martes, junio 28, 2022

Un pueblo sumido en la ley del mínimo esfuerzo

Crear un pueblo de tontos para que estos sean más dominables y ejercer más poder sobre ellos. Parece que esta frase está hecha a medida para nuestro querido Gobierno de España.

Sánchez y sus «amiguetes» aprobaron este martes un nuevo currículo de la ESO que implicará que los estudiantes de Secundaria puedan pasar de curso con suspensos, un auténtico despropósito, a mi parecer.

Sigamos, ya que aquí no queda la cosa, y es que ahora, la decisión final de que un estudiante pase o no de curso estará en manos del equipo docente. ¿Se puede saber qué criterios van a seguir los profesores para decidir sobre si un estudiante puede pasar o no de curso con algunas asignaturas pendientes?

Definitivamente, esto demuestra una vez más que Sánchez está intentando crear un país sumido en la ignorancia, donde el futuro de un estudiante depende de la decisión de un docente. Hablo de futuro porque, aunque este Gobierno esté empeñado en asegurar que estas nuevas medidas tienen como objetivo priorizar un aprendizaje que sea «menos memorístico», lo único que crean es un grupo de jóvenes que no van a conocer lo que es esforzarse para aprobar esas asignaturas pendientes que se te atragantan (como a todos nos ha ocurrido), y el esfuerzo es algo que todo humano necesita experimentar porque, antes o después, tendrá que saber aplicarlo.

Con relación al tema de la asignatura de la Filosofía, aunque exista un debate en redes sociales sobre si era o no obligatoria en la ESO, este miércoles la ministra de Educación, Pilar Alegría, ha explicado vía Twitter que los contenidos de Filosofía «serán obligatorios en ESO», pero a través de la «asignatura de Valores éticos y Cívicos», ya que hasta ahora era una asignatura optativa.

Sinceramente, me parecería un despropósito que los estudiantes (ya sean de la ESO o de Bachillerato) no llegaran a conocer a filósofos como Nietzsche o Platón, un absoluto despropósito.

Otro debate a comentar: la renuncia del estudio cronológico de la Historia, un hecho que ocurre por primera vez en la legislación educativa.

Viendo estas medidas que ha aplicado el actual Gobierno para los estudiantes, solo puedo decir que me da pena, mucha pena al ver que Sánchez y sus «amiguetes» están creando una generación que no va a conocer los hechos históricos de manera cronológica, que no se va a esforzar por recordar cómo y cuando sucedieron los hechos históricos, algo que implica adoptar en su vida la ley del mínimo esfuerzo, ya que será lo que les han enseñado en el Instituto para lograr los «objetivos de la etapa», que es como llaman ahora a pasar de curso.

Desgraciadamente, cada paso que da el Gobierno nos demuestra que la única finalidad que tienen es crear una sociedad de borregos que aplique la ley del mínimo esfuerzo para conseguir sus objetivos y que, así, se conviertan en unos ignorantes que no sepan lo que es luchar por conseguir lo que quieren.

Artículos relacionados