viernes, febrero 3, 2023
viernes, febrero 3, 2023

Un estudio demuestra que las cifras de muertes por covid que ofrecía el Gobierno eran menores a las de otros organismos

Sanidad solo contabilizaba muertes hospitalarias; el MoMo, diferencias entre mortalidad esperada y real; y el INE incluía los sospechosos de covid

Un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) ha identificado una diferencia de 20.000 muertos por covid durante la primera ola de la pandemia entre las cifras del Ministerio de Sanidad y los datos que aportaron otros organismos oficiales, lo que atribuye a diferencias de criterio en el cómputo.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, murieron 27.127 personas en la primera ola por el SARS-CoV-2 y en cambio, de acuerdo con el Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y con el Instituto Nacional de Estadística (INE), fueron 44.729 y 45.684, respectivamente.

El estudio de la UOC, publicado en la Revista General de Información y Documentación, analiza estas cifras y el tratamiento que recibieron estos datos por parte de los medios de comunicación durante la primera ola de la pandemia. «La gran diferencia entre los datos del Ministerio de Sanidad y las estimaciones de otras fuentes también oficiales, como el MoMo o el INE, se debió a que usaron diferentes criterios«, ha indicado el investigador principal del estudio, Josep Cobarsí Morales.

Así, el Ministerio de Sanidad contabilizó solo las defunciones en instalaciones hospitalarias y con una prueba confirmada de laboratorio hasta el 15 abril y, a partir del 16 de ese mes, aquellas positivas en la prueba. El MoMo, en cambio, comparaba estadísticamente la mortalidad esperada con la mortalidad real y el INE incluía los casos sospechosos de covid, según la investigación.

Para otra investigadora del estudio, Laura Calvet Liñán, esta pandemia «ha evidenciado la importancia de la estadística oficial, así como la necesidad de reforzar los organismos involucrados para conseguir estadísticas de alta calidad».

La discrepancia en los datos oficiales no solo ocurrió en España, sino que, como muestran los autores, fue común en toda Europa, con una disparidad similar en Italia o Países Bajos.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores