martes, junio 28, 2022

Tezanos delenda est

El Partido Popular ha ganado este domingo las elecciones a las Cortes de Castilla y León. No las ha ganado el PSOE, tal y como pronosticó por dos veces el presidente del CIS, José Félix Tezanos.

Pero bajemos al detalle de las profecías tezanescas. El extremo bajo de la horquilla que le dio al Partido Popular era de 24 procuradores. Ha acabado sacando 31. Al PSOE, le pronosticaba entre 29 y 34. Se ha quedado por debajo, con 28. A Vox le auguraba 8 o 9, cuatro menos de los que ha obtenido. A Ciudadanos, entre 2 y 5. Ha mantenido el de Igea y gracias (como decía ayer una tuitera, a Ciudadanos se le ha caído la ‘s’). A Unidas Podemos, entre 2 y 4. Se tendrán que conformar con uno (otros que pasan al singular). La conclusión de este baile de cifras es demoledora: ninguno de los principales partidos nacionales ha sacado un resultado que entre en las horquillas de Tezanos.

Para más inri, la campaña por parte del CIS también estuvo marcada por el acceso privilegiado que Pablo Iglesias tuvo a los datos del primer barómetro que se publicó. El exlíder de Podemos compartió los resultados en un grupo de Telegram y se apresuró a borrar el mensaje al advertir el error. Unos días más tarde, varios medios confirmaron que Tezanos e Iglesias comieron juntos dos días antes de la publicación del sondeo.

Aunque tal vez la mayor tropelía del CIS se produjera en las elecciones madrileñas de mayo de 2021. Para empezar, en los días previos a los comicios, Tezanos firmó un escandaloso artículo en el que afirmaba que Isabel Díaz Ayuso no era más que «un globo de aire que no tiene prácticamente nada dentro» y en el que relegó a sus votantes al «mundo de las tabernas». Pero, de nuevo, lo verdaderamente grave fue su barómetro, publicado cinco días antes de la jornada electoral. Y es que Tezanos le quitó casi veinte puntos al bloque de la derecha. Su sondeo apuntaba a que la suma de PP y Vox apenas iba a alcanzar el 35,8% de los sufragios, cuando en realidad llegó al 53,86%.

Madrid no fue sino la máxima expresión de la tendencia tezanesca a sobrerrepresentar a la izquierda de forma sistemática. Un sesgo que se traslada a la escena nacional, como se ve en los últimos barómetros, en los que Pedro Sánchez aventaja al PP en siete puntos. Con las oportunas reservas al comparar unas elecciones autonómicas con unas generales, no parece que el partido del presidente del Gobierno esté en la forma que dice Tezanos, según lo visto este domingo en Castilla y León.

En esta era de noticias de consumo rápido, los escándalos en política desgastan menos que antes. Pero las malas artes de Tezanos como cocinero son demasiado contumaces. La democracia española no puede permitirse que un órgano de la trascendencia política del CIS esté secuestrado por el partido que gobierna. Por eso, en una paráfrasis un tanto libre de aquello que decía Catón el Viejo —la traducción literal podría granjearme una cita con el juez—, es urgente que Tezanos sea cesado.

Artículos relacionados