sábado, enero 28, 2023
sábado, enero 28, 2023

Tensión en Ciudadanos: Arrimadas también optará a liderar el partido si Bal no se retira

Ambos se han reunido este lunes por la tarde tras su encontronazo para buscar un acuerdo que derive en una candidatura de unidad

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha advertido a su portavoz, Edmundo Bal, que si no retira su candidatura a liderar el partido, ella encabezará una lista alternativa para seguir dirigiendo la formación naranja, aunque lo que quiere es una propuesta de unidad, contando con Bal.

«Sólo en el caso de que Bal, mi amigo, mi compañero, mi mano derecha, no retire su candidatura, presentaré mi lista a la Asamblea y lo hago para evitar que vayamos absurdamente a una batalla campal», ha afirmado en una rueda de prensa en la sede naranja, molesta con el paso que ha dado Bal, que ha generado entre los militantes «incertidumbre y sorpresa».

Arrimadas ha comunicado esta decisión después de que el viernes, su portavoz, Edmundo Bal, anunciara que se presentará a las primarias para disputar el liderazgo de Cs y pidiera a la todavía presidenta de los naranjas que se echara a un lado.

La presidenta de la formación, que no ha dejado de repetir varias veces que Bal es su mano derecha y su amigo, ha dejado claro que no quiere llegar al punto de enfrentarse con Bal y hablará con él para conseguir un acuerdo, pero que lo hará si él no se integra en esa lista de unidad en la que Arrimadas lleva trabajando tiempo y que, según ha dicho, el portavoz conocía.

Durante su comparecencia, ha reconocido que algunas leyes del Gobierno, refiriéndose a la ley del solo sí es sí, causaron entre ambos discrepancias importantes porque para Arrimadas «ser progresista es alejarse mucho de Irene Montero», pero que, en todo caso, esperaba que se pudieran reconducir esas diferencias.

«No me gustaría ganar en la Asamblea con un partido roto, voy a trabajar por una lista de unidad y estoy convencida de que lo podemos conseguir», ha señalado al explicar que si Bal reconsidera su candidatura, ella no encabezaría la lista de la dirección política del partido, sino que la cerraría.

Según este modelo de bicefalia que la Ejecutiva aprobó por unanimidad como su propuesta para la Asamblea extraordinaria de enero, habría una dirección política y otra orgánica, un marco que, ha señalado Arrimadas, daría estabilidad de cara a las elecciones municipales y autonómicas de mayo.

Otra cosa serán las generales de diciembre, sobre cuya candidatura Arrimadas sigue sin despejar sus planes, evitando responder a esa cuestión durante la rueda de prensa en la que el vicesecretario general y secretario de Comunicación, Daniel Pérez, y el diputado de Cs Guillermo Díaz la han acompañado.

Mientras tanto, Bal ha hecho declaraciones en TVE y Onda Cero, antes de conocer la advertencia que le ha lanzado la líder naranja, y ha vuelto a pedirle que se eche a un lado porque la renovación tiene que hacerse «con un líder diferente» y que él no pretende desunir al partido y quiere contar con Arrimadas en su candidatura, que también es de unidad.

Ha insistido en que no han sabido trasladar a la ciudadanía y a los votantes que son un partido de centro y liberal y que más bien parecían un «apéndice» del PP, «los hermanos pequeños», reivindicando que el papel de Cs respecto del PSOE en este momento es excluir de los acuerdos a los separatistas y que la política no la condicionen ni Bildu ni ERC. «Esto es lo que deben hacer los partidos constitucionalistas», ha subrayado.

Reunión en busca de la unidad

Arrimadas y Bal se han reunido en la tarde de este lunes en el Congreso después del encontronazo que han tenido a raíz de que el portavoz naranja anunciara una candidatura propia para liderar el partido, un encuentro que ha servido para avanzar hacia la configuración de una candidatura de unidad.

Eso no significa, han señalado a EFE fuentes de la dirección, que Bal finalmente no decida presentar una candidatura propia, pero ahora lo más importante, destacan, es que no hay «una cerrazón» por parte de ninguno para llegar a un acuerdo.

«La sensación es buena», han asegurado las mismas fuentes, después de que esta mañana el distanciamiento entre Arrimadas y Bal fuera máximo al lanzar la líder naranja la advertencia a su «mano derecha» de que si no retiraba su candidatura, ella encabezaría una lista alternativa de cara a la Asamblea extraordinaria de enero.

La reunión, que ha durado una hora, se ha producido a instancias de Arrimadas, que «ve avances hacia la candidatura de unidad por la que apuesta y seguirá trabajando para conseguirlo», han señalado otras fuentes a través de un comunicado.

En su cuenta de Twitter, Edmundo Bal se ha pronunciado sobre la reunión con Arrimadas: «Hemos hablado, como tantas veces, sobre el futuro de nuestro partido».

El portavoz parlamentario ha subrayado que ambos coinciden en que todos son necesarios para «relanzar» el proyecto y «los afiliados de Ciudadanos son su razón de ser».

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores