domingo, marzo 7, 2021

Se cumplen 26 años del asesinato de Gregorio Ordóñez por parte de ETA

La banda terrorista acabó con la vida del concejal del PP en San Sebastián un 23 de enero de 1995

Faltaban apenas cuatro meses para las elecciones municipales en San Sebastián y Gregorio Ordóñez, el candidato del Partido Popular a la alcaldía, lideraba las encuestas. El joven político, de apenas 36 años, se había convertido en una de las voces que con más determinación denunciaba el terrorismo de ETA en la sociedad vasca. Al margen de ideologías, Ordóñez representaba a muchos de los que en aquella tierra querían vivir en paz y libertad.

La firmeza de sus convicciones hacía del candidato popular una molestia para los que no dudaban en utilizar la violencia para imponer sus ideas. Aquello hizo, por tanto, que Ordóñez pasara a formar parte de la lista negra de ETA. Y en un lugar de honor.

Por eso, la banda terrorista no dudó en adulterar el proceso democrático que eran aquellas elecciones. El 23 de enero de 1995, Gregorio Ordóñez entró en el bar La Cepa, en la parte vieja de la capital guipuzcoana, para compartir una comida con sus compañeros de filas. Fue entonces cuando un etarra del comando Donosti, integrado por Valentín Lasarte, Carasatorre Aldaz y Francisco Javier García Gaztelu, alias ‘Txapote’, entró en el local y le descerrajó a Ordóñez un tiro en la nuca.

 

El asesinato de Ordóñez, junto con otros ocurridos en aquellos últimos años de los noventa, como el del también concejal popular Miguel Ángel Blanco, contribuyó a despertar a la aletargada sociedad española y a convencerla de la necesidad de unirse en la denuncia de la violencia de ETA.

Aquellas elecciones de 1995 las ganó el Partido Popular, en el que hasta la fecha sigue siendo el mejor resultado de la formación en San Sebastián. El Ayuntamiento, además, le concedió a Gregorio Ordóñez la Medalla de Oro de la ciudad a título póstumo. Herri Batasuna se abstuvo en la votación.

- Publicidad -

Artículos relacionados

- Publicidad -