sábado, febrero 24, 2024
sábado, febrero 24, 2024

Mohamed VI deja plantado a Sánchez: no le recibirá en Rabat y lo emplaza a una futura visita oficial

No habrá la presencia de ningún ministro de Podemos ante la negativa de esta parte de la coalición a participar por sus críticas al país vecino

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido una conversación telefónica con el rey de Marruecos, Mohamed VI, en la que han coincidido en que la reunión de alto nivel entre ambos países que tendrá lugar este jueves en Rabat será un éxito y servirá para consolidar la nueva etapa en las relaciones.

Esta conversación telefónica será el único contacto que tengan el presidente de España y el rey de Marruecos en los próximos días, ya que Mohamed VI ha decidido finalmente no recibir a Sánchez en su visita a Rabat para la cumbre bilateral.

Según ha informado la Moncloa en un comunicado, en la conversación han acordado seguir impulsando la relación entre los dos países y Sánchez ha aceptado una invitación de Mohamed VI para realizar próximamente una visita oficial a Rabat.

El PP considera una «humillación» que Mohamed VI no vaya a recibir a Pedro Sánchez, en el marco de la cumbre bilateral entre ambos países, pese a que este cede «todo», y acusa al jefe del Ejecutivo de «dejarse ningunear».

«No cabe mayor humillación que ceder todo ante Marruecos, ir con medio Gobierno a dar satisfacción, retratarte en el Parlamento Europeo, que el rey no te reciba y que te conformes con que te coja el teléfono«, ha sostenido a través de Twitter el vicesecretario de acción institucional del PP, Esteban González Pons. También se ha preguntado el eurodiputado del PP si «es libre Sánchez frente a Marruecos que tanto se deja ningunear».

El presidente del Gobierno estará acompañado en la cumbre por once de sus ministros y, además de las reuniones sectoriales ministeriales, mantendrá un encuentro con el primer ministro de Marruecos, Aziz Ajanuch.

La cumbre en Marruecos

Casi ocho años después de la última cumbre de estas características, la cita de la capital marroquí, calificada de «histórica» por el Gobierno, se desarrollará en la jornada del 2 de febrero, pero tendrá este miércoles como prólogo un foro empresarial que será clausurado por los dos jefes de Gobierno.

Sánchez copreside este 1 y 2 de febrero junto a su homólogo marroquí, Aziz Ajanuch, la XII Reunión de Alto Nivel (RAN), e irá acompañado de una decena de ministros, entre ellos: las vicepresidentas primera y tercera, Nadia Calviño y Teresa Ribera y los titulares de Asuntos Exteriores, Interior, Justicia, Industria, Transportes, Inclusión Social, Agricultura, Educación, Cultura y Ciencia. Ninguno de ellos de Unidas Podemos ante la negativa de esta parte de la coalición a participar por sus críticas al país vecino y por su rechazo a la nueva posición española sobre el Sáhara Occidental.

Esta nueva posición se hizo pública en la carta que Sánchez envió al rey Mohamed VI en la que consideraba que la propuesta de autonomía presentada en 2007 por Marruecos ante el conflicto del Sáhara era la base «más seria, creíble y realista» para resolver el problema. La misiva abrió una nueva etapa que se encauzó en la reunión de Sánchez con el rey marroquí en abril del año pasado tras la última crisis bilateral.

Fue consecuencia de la hospitalización en España y bajo identidad falsa del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, que fue respondida por Marruecos con una llegada masiva de migrantes irregulares a Ceuta sin que las fuerzas de seguridad de este país hicieran nada por evitarlo.

Entre la veintena de acuerdos que se suscribirán en Rabat, uno de ellos abre la puerta a un nuevo protocolo financiero para facilitar las inversiones españolas en Marruecos. Además, se avanzará en el calendario para la apertura de las aduanas comerciales de Ceuta y Melilla después de que el pasado viernes hubiera pruebas piloto para su establecimiento.

La situación en el Sahel, la colaboración en materia de seguridad y en especial en la lucha antiterrorista, y la cooperación ante la inmigración ilegal serán también asuntos presentes en la reunión.

En ese contexto, el Ejecutivo destaca que se ha reducido en un 31% las llegadas irregulares a España procedentes de Marruecos en el último año y que la colaboración entre las fuerzas de seguridad de los dos países ha permitido 279 operaciones antiterroristas en diez años con la detención de 497 personas susceptibles de perpetrar atentados.

El compromiso en la lucha contra el terrorismo yihadista se renovará una semana después de que un joven marroquí que tenía una orden de expulsión de España asesinase al sacristán de una iglesia de Algeciras e hiriese a otras cuatro personas en un acto que el juez vincula con el salafismo yihadista.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores