viernes, octubre 22, 2021

Sánchez pide trabajar «sin prisas, pero sin pausa y sin plazos» con Cataluña al estar «muy alejadas» las posiciones

El presidente del Gobierno ha apostado por «avanzar» en el diálogo «sin poner fechas a la resolución del conflicto»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha constatado este miércoles que mantiene posiciones «muy alejadas» de las que defiende el Gobierno de Pere Aragonès sobre Cataluña, pero su compromiso es buscar «soluciones acordadas», dialogando «sin prisas, pero sin pausa y sin plazos».

Desde la Galería Gótica del Palacio de la Generalidad, tras una reunión de casi dos horas con el presidente catalán, Pere Aragonès, y antes del encuentro entre las delegaciones de ambos gobiernos en la mesa de diálogo, Sánchez ha apostado por «avanzar» en el diálogo «sin poner fechas a la resolución del conflicto», porque los problemas de Cataluña «no se van a resolver mañana».

Sánchez ha subrayado que la mesa de diálogo, en la que este miércoles no participan representantes de JxCat, «es el mejor camino para avanzar y encontrar soluciones acordadas».

Ha admitido no obstante que hay posiciones «muy lejanas» y visiones «radicalmente distintas» sobre cómo superar la situación en asuntos que ha reconocido que ha tratado con Aragonès como el referéndum, la autodeterminación y la amnistía.

Son cuestiones que ha reconocido que siempre le plantea el presidente catalán, que él escucha «atentamente» y que demuestran la lejanía de las posiciones y la necesidad de que «va a haber que hablar mucho».

«Para nosotros, ni el referéndum ni la amnistía son posibles, no sólo por el hecho de que no lo contemple la Constitución, sino porque la sociedad catalana no puede sufrir mayores desgarros ni fracturas», ha añadido.

El sentir de ambos, según ha dicho, es que los acuerdos no están cercanos ante un problema catalán larvado en la última década, pero han coincidido, según Sánchez, en trabajar «sin prisas, pero sin pausa y sin plazos».

La metodología de la mesa de diálogo, según ha dicho, se concretará en las próximas semanas. No ha querido entrar el jefe del Ejecutivo en la ausencia de Junts per Catalunya de la mesa de diálogo al limitarse a señalar que respeta profundamente la composición decidida por el presidente catalán.

El presidente del Gobierno ha mostrado su satisfacción por el hecho de que la situación en Cataluña sea mejor hoy que hace un año y su deseo de que dentro de un año sea mejor que en la actualidad.

Para lograrlo, ha pedido a Aragonès que cuente con la opinión de todos los catalanes y no sólo de una parte de ellos, porque ese diálogo interno ha dicho que es «impostergable».

A la vez, ha entregado al presidente catalán la denominada «agenda del reencuentro» actualizada y que incluye propuestas que han ido planteando los diferentes gobiernos de la Generalidad y en los que está convencido que es posible llegar a pactos porque suponen un compromiso con todos los catalanes. «El reencuentro es la clave y el diálogo es el camino», ha recalcado Sánchez.

La cancelación de la ampliación del aeropuerto de El Prat ha sido otro asunto tratado con Aragonès, pero Sánchez ha explicado que no hay novedades porque no hay una «posición madura» por parte del Gobierno catalán. De lo que no han hablado, ha asegurado, ha sido del proyecto de ley de presupuestos generales del Estado.

Gobierno y Generalidad pactan trabajar discretamente en reuniones periódicas

Los representantes del Gobierno y de la Generalidad en la mesa de diálogo sobre Cataluña han acordado trabajar a partir de ahora de forma discreta y en encuentros periódicos.

Así consta en los comunicados emitidos por ambas partes al término de esta reunión que se ha celebrado después de la que han mantenido Pedro Sánchez y Pere Aragonès.

Hay coincidencia en que las posiciones están alejadas y algunos párrafos de los comunicados lo demuestran, pero también en la disposición al diálogo para intentar llegar a acuerdos.

El Gobierno fía principalmente esa esperanza a que se avance en la denominada «Agenda del Reencuentro», un documento que ha realizado con 44 de las 45 demandas que ha recopilado de los presidentes de la Generalidad en los últimos años. La que queda fuera es la apuesta por la autodeterminación y la celebración de un referéndum.

Si Sánchez ha entregado una copia de esa agenda a Aragonès, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, coordinador de la delegación del Ejecutivo central, se la ha dado en mano también a los representantes de la Generalitat en la mesa.

El Gobierno recalca que esta Agenda para el Reencuentro pretende sentar las bases de un proyecto de unidad donde se recuperen los afectos y donde Cataluña vuelva a ser uno de los motores económicos de España.

«Es una invitación al diálogo y al acuerdo y supone una ampliación de horizontes, incorporando otras materias, como las infraestructuras, el crecimiento económico, la sanidad, los servicios sociales y el medio ambiente; y es un compromiso con la ciudadanía catalana», afirma el comunicado de Moncloa.

De la misma forma, considera imprescindible que las instituciones catalanas «lideren un diálogo honesto y sincero también entre catalanes».

Por su parte, el Gobierno catalán ha destacado en su comunicado que su delegación, formada por los consejeros Laura Vilagrà y Roger Torrent, ha trasladado su apuesta por «la amnistía y la autodeterminación» como vías para resolver el «conflicto político».

Asimismo, los consejeros han aprovechado el encuentro para reclamar al Gobierno que en la mesa de diálogo sólo se hable del mencionado conflicto, y que los debates relacionados con inversiones o infraestructuras se dejen para las comisiones bilaterales.

Pese a las «posturas alejadas» entre las dos delegaciones, la Generalidad celebra el tono «constructivo» del encuentro, que en su opinión ha sido «operativo» para empezar a trabajar en pos de un acuerdo entre ambas partes, que el gobierno catalán recalca que «deberá ser avalado por la ciudadanía de Cataluña a través de una votación».

Por parte del Gobierno, además de Bolaños, han participado en la mesa de diálogo la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz; la ministra de Política Territorial y portavoz, Isabel Rodríguez; y el titular de Cultura, Miquel Iceta.

Fuente: EFE

Artículos relacionados