miércoles, octubre 5, 2022
miércoles, octubre 5, 2022

Sánchez pacta con Rufián el ataque a la política fiscal de Ayuso

El Gobierno logra los apoyos de ERC a los Presupuestos a cambio de inversiones millonarias en Cataluña y de la «armonización fiscal» entre Madrid y el resto de España

El Gobierno de Pedro Sánchez llegó este martes a un acuerdo con ERC para el apoyo de la formación republicana a los Presupuestos Generales del Estado. Dos son las principales contrapartidas que recibirán los nacionalistas: por un lado, 2.300 millones de euros en inversiones y transferencias de capital para Cataluña, la mayor cifra que la región ha recibido del Estado en este siglo; por otro, la promesa de Sánchez de acabar con lo que el portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, llama «dumping fiscal» de la Comunidad de Madrid, es decir, la política de bajos impuestos que el Gobierno de la capital lleva promoviendo durante años.

Cuando Rufián acusó a Madrid de ser «un paraíso fiscal», la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, respondió diciendo que la denuncia era «una tomadura de pelo» y dejó claro que se convertiría en «la peor pesadilla de quien se atreva a tocar el bolsillo de los madrileños para pagar la corruptela del independentismo».

Sin embargo, este miércoles el presidente Sánchez avaló la «armonización fiscal» que pedía ERC justificándola en «la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos vivan donde vivan«. Además, el líder del Ejecutivo señaló que hay otros presidentes autonómicos del Partido Popular que también opinan que existen «problemas en nuestro sistema fiscal».

Ayuso: «Madrid no es un paraíso fiscal, probablemente otras comunidades sean un infierno fiscal»

La contundente respuesta de Ayuso no se hizo esperar: «Si Pedro Sánchez quiere subir impuestos, que lo diga, que no se escude en mis compañeros de partido ni en otros presidentes autonómicos, ni mucho menos en los independentistas porque al menos ellos van de frente».

La presidenta madrileña ha reprochado también a Sánchez que pretenda «equivocar a la opinión pública» al decir que las rebajas y bonificaciones fiscales de la Comunidad de Madrid le pueden «enfrentar a otras autonomías que no han seguido el mismo camino». «No va a enfrentarme a otras comunidades autónomas del mismo signo político porque todas queremos rebajas fiscales, alivio fiscal, menos trabas burocráticas y ayudar a los empresarios y a los emprendedores«, ha añadido.

Ayuso ha señalado que no son sus compañeros de partido sino el presidente de Gobierno y el PSOE el que «durante décadas ha estado arremetiendo contra la política fiscal de la Comunidad de Madrid» al decir que era «un paraíso fiscal y un dumping fiscal». «La Comunidad de Madrid no es un paraíso fiscal, probablemente otras comunidades autónomas sean un infierno fiscal y, si quieren tener los mismo niveles de prosperidad y de empleo [que Madrid], lo que tienen que hacer es probar a bajar ellos mismos también los impuestos«, ha declarado.

Por ello, ha pedido a Sánchez que si quiere subir los impuestos en la Comunidad de Madrid, «que los suba y lo explique él». «Madrid si no es libre no es Madrid, si quieren ir contra Madrid que lo expliquen ellos», ha concluido.

Relacionados

El PP acusa al Gobierno de «comprar voluntades» con los presupuestos y Sánchez presume de que protegen a la clase media

"Los socialistas nunca han sacado a España de una crisis. Nos han metido en todas y lo están volviendo a hacer", ha dicho Gamarra

El PP avisa sobre las «negociaciones extraparlamentarias» de los presupuestos: los nacionalistas, en el punto de mira

Los populares critican las cuentas públicas y su "cierto aire electoral para poder gastar y gastar" mientras los socios de Sánchez no las ven con malos ojos y están dispuestos a negociar

El Gobierno cambia los estatutos de RTVE a golpe de decreto para dar poderes totales a Elena Sánchez a pesar de ser presidenta interina

Lo hace para facilitar la gestión del ente público y que no se vea "con las manos atadas" hasta que el Parlamento elija a un nuevo presidente
spot_img

Colaboradores