viernes, mayo 7, 2021

Sánchez, el iluminado

Mientras España sufre la peor crisis sanitaria, economía y social de su historia moderna, con cifras pavorosas de más de cien mil muertos, cuatro millones de parados, dos millones de autónomos con suspensión de actividad, un millón de españoles en Erte, centenares de miles de españoles que por primera vez en su vida se han visto obligados a engrosar las colas del hambre, con una deuda solo conocida tras la guerra de Cuba, con instituciones nacionales e internacionales revisando a la baja el índice de crecimiento de nuestro país, con el déficit disparado…va Sánchez y toma la palabra en el Congreso de los Diputados para reivindicar el “pasado luminoso” que, según él, representa la República. Para que luego digan que el problema – o el “iluminado”- es Iglesias. Lo de este hombre es de una desvergüenza total. 

He perdido la cuenta de las veces que Sánchez ha comparecido a lo largo de estos meses para publicitar un  “plan Marshall” que , según él, llegará a España gracias a sus desvelos. Y también he perdido la cuenta de las veces que las instituciones de la UE han corregido a Sánchez y a sus ministros sobre los plazos, las cifras y las condiciones que esta panda de falsarios no incluyen en sus actos publicitarios. 

He perdido la cuenta sobre el número de denuncias que pesan sobre la gestión del Gobierno de España y que ponen en riesgo la llegada de unos fondos que salen del bolsillo de todos los europeos y que, lógicamente, no van a regalarnos para que  Sánchez los despilfarre sin ningún tipo de control legal y democrático. 

Para que nadie se lleve luego una “sorpresa” y para evitar que nos engañen cuando el Gobierno comience a echarle la culpa a Europa, debo insistir en que la materialización de la ayuda europea cuelga hoy de un hilo porque Sánchez ha decidido despreciar las exigencias que la UE ha incluido entre los requisitos para que esos fondos sean librados a los países de la Unión.  

Sin ánimo de ser exhaustiva en el repaso de las graves anomalías en el funcionamiento del Gobierno de España de las que la UE tiene constancia, cabe recordar que las instituciones de la UE cuentan con el dictamen aprobado de forma unánime por el Consejo de Estado en el que el órgano consultivo propinó al Gobierno un varapalo sin precedentes, advirtiendo sobre las graves deficiencias y anomalías del decreto por el que se regula el reparto de los fondos,  hasta el extremo de considerar que si el decreto fuera impugnado el Tribunal Constitucional admitiría sin duda la reclamación basándose en las carencias que se citan en el dictamen.  

La instituciones de la UE cuentan con la sentencia de la Audiencia Nacional que condena al Ejecutivo a readmitir en su puesto a un Coronel de la Guardia Civil tras considerar probado que fue destituido por negarse a cumplir una orden ilegal que le dio el Ministro del Interior y que atentaba contra la seguridad jurídica y el secreto del sumario decretado por un juez.

Las instituciones de la UE cuentan con numerosas denuncias de políticos y ciudadanos españoles (la última ha sido remitida esta misma semana por un grupo de más de dos mil quinientos jueces) que alertan sobre lo que consideran un “riesgo de violación grave” del estado de Derecho en nuestro país por las últimas reformas legislativas que afectan a la independencia judicial. La situación es tan grave que en esta última denuncia firmada por los jueces se solicita a la Comisión Europea que adopte medidas tales como el inicio de procedimiento del artículo 7 del Tratado de la Unión, que recoge la posibilidad de sancionar a un Estado miembro por violar valores básicos de la Unión Europea, como son los derechos humanos o el imperio de la ley. 

Las instituciones de la UE cuentan con numerosas denuncias sobre el uso fraudulento que hace el gobierno de los fondos públicos, la última de ellas referida al dinero regalado a Plus Ultra, una empresa cuyo único mérito estratégico es estar trufada por los amigos del régimen totalitario de Maduro.

Las instituciones de la UE cuentan con varias denuncias de asociaciones nacionales e internacionales que alertan sobre la persecución y los ataques a la libertad de prensa perpetrada por el Gobierno de España.  Hasta el Departamento de Estad los EEUU (etapa Biden, el “amigo” progre de Sánchez a quien aún no se le ha puesto al teléfono), en un informe sobre los Derechos Humanos,  denuncia los ataques del Gobierno de España a la prensa.

Y mientras los desmanes del Gobierno amenazan gravemente la llegada de los fondos a España, Sánchez comparece en el Congreso de los Diputados para encadenar mentiras y hacer propaganda. He perdido la cuenta de las veces que he denunciado que Sánchez utiliza los principios de la Propaganda de Goebbels para envenenar a los españoles (reunir a los adversarios en una sola categoría, convertirlos en enemigos, cargar contra ellos los propios errores o defectos…), adoctrinar a las masas como si fueran borregos (repetir la propaganda adaptando su nivel al menos inteligente del los individuos a los que va dirigida, pues cuando más grande sea la masa a “convencer” más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar),  y enmascarar la verdad, limitando la propaganda a un número pequeño de ideas repetidas incansablemente desde diferentes perspectivas, convergiendo siempre en el mismo concepto, sin fisuras ni dudas. Ya conocen el corolario: “Si una mentira se repite suficiente, acaba por convertirse en verdad”. 

Sánchez está en campaña, lo que le convierte en un tipo muy peligroso. Imagínense lo que será capaz de hacer para mantener el poder un hombre que lo ha conseguido gracias a sus alianzas con la hez de la sociedad, con golpistas, terroristas, bolivarianos y comunistas, un hombre que ya ha demostrado estar dispuesto a utilizar cualquier método para conseguir su objetivo. Por eso no podemos bajar la guardia ni un solo segundo.  La campaña de Madrid nos está permitiendo ver a un Sánchez rencoroso y desesperado, encadenando mentiras y superando cada día las más altas cotas de su miseria moral. Madrileños, prepárense para resistir, que la victoria está a la vuelta de la esquina.

Artículos relacionados