domingo, junio 26, 2022

Sánchez anuncia la aprobación de una nueva ley de secretos oficiales y la reforma de la ley de control judicial del CNI

El jefe del Ejecutivo ha comparecido ante el Congreso en un pleno monográfico sobre el caso Pegasus

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este jueves la aprobación de una nueva ley de secretos oficiales y la reforma de la ley orgánica del control judicial del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Durante el Pleno del Congreso sobre el espionaje con el programa Pegasus, el jefe del Ejecutivo ha considerado que era «impostergable» aprobar una nueva ley sobre información clasificada, ya que la actual data de 1968, y ha subrayado que con la reforma del control judicial del CNI habrá aún más garantías para los derechos individuales de las personas.

Antes, Sánchez ha aprovechado el inicio de su comparecencia para cargar contra los «escándalos de corrupción», criticando su «gula para apropiarse del dinero público» y la creación de «policías paralelas», en alusión a los casos Gürtel y Kitchen.

Sánchez está compareciendo este jueves en el Congreso a petición de varios grupos para dar cuenta sobre el espionaje político con el sistema Pegasus, que ha provocado una crisis con sus socios de Gobierno y de investidura. Sin embargo, aprovechando el hecho de que no podía ser interrumpido, el presidente ha iniciado su intervención con una larga diatriba contra la oposición en la que ha recodado que la próxima semana se cumplirán cuatro años de la moción de censura que puso fin al Gobierno del PP.

La comparecencia de Sánchez se produce dos días después de que el PSOE haya vuelto a impedir con sus votos la creación de una comisión de investigación sobre el espionaje, como habían pedido Unidas Podemos y partidos nacionalistas e independentistas, después de hacerse públicas las escuchas a políticos separatistas a través del sistema Pegasus y también a miembros del Gobierno, entre ellos al propio Sánchez.

Aunque la tensión de Sánchez con los partidos que apoyan la legislatura se ha rebajado, las relaciones siguen sin normalizarse, especialmente con ERC, desde que estalló la polémica hace más de un mes y a pesar del cese de la directora del Centro Nacional de Inteligencia, Paz Esteban.

Los socios de legislatura de Sánchez confían en que éste les comunique hoy alguna medida que les tranquilice sobre el espionaje que fue revelado el pasado 18 de abril por el semanario The New Yorker y que afectó a unos sesenta dirigentes independentistas catalanes y vascos, de los que 18, entre ellos Pere Aragonés, fueron reconocidos por la anterior directora del CNI en su comparecencia en la comisión de secretos y que según les dijo contaban con autorización judicial.

Precisamente, una de los efectos del espionaje ha sido el distanciamiento del Ejecutivo con el presidente de la Generalidad, que está pendiente de una reunión cara a cara con Sánchez para reconstruir la confianza y que desde el Gobierno no ponen objeciones a que sea cuanto el Govern lo considere, incluso antes de las elecciones andaluzas.

En todo caso, las fuerzas políticas demandan a Sánchez cambios en los servicios de inteligencia, como el PNV, que ha solicitado reformar las leyes que regulan el CNI para que haya más control político y judicial y, entre otras cosas, han planteado que el director sea propuesto por el presidente del Gobierno y no por el ministro de Defensa.

La comparecencia de Sánchez, que fue solicitada por ERC, EH Bildu y el Grupo Plural, arranca a las nueve de la mañana y se prevé que se alargue hasta alrededor de las dos de la tarde.

Fuente: EFE.

Artículos relacionados