domingo, junio 13, 2021

Rusia ilegaliza el movimiento político de Navalni al declararlo «extremista»

Los miembros de la organización se enfrentan a partir de ahora a penas de hasta seis años de cárcel y a la inhabilitación política

La Justicia rusa ilegalizó este miércoles varias organizaciones asociadas al líder opositor Alexéi Navalni, entre ellas su movimiento político, al declararlas «extremistas» e impedir así a sus miembros y seguidores presentarse como candidatos a elecciones a cualquier nivel, incluidas presidenciales.

En una vista que duró 12 horas y media y que se celebró a puerta cerrada por tratarse de un caso clasificado como «secreto», el juez satisfizo la demanda de abril pasado del fiscal de Moscú, Denís Popov, de declarar «extremistas» al movimiento del opositor, actualmente en prisión por un antiguo caso penal.

Socavar el orden constitucional

La Fiscalía alegaba que «los objetivos reales» de las actividades de las organizaciones de Navalni «son crear las condiciones para cambiar los cimientos del orden constitucional, incluido a través de la ‘revolución de color'», en alusión a las revueltas populares en el espacio promovidas desde el exterior, según Moscú.

El Ministerio Público sostuvo en la vista que las organizaciones impulsaron de manera regular «acciones masivas no autorizadas que a menudo acabaron en disturbios» e implicaba a menores en estas actividades, lo que creaba una amenaza a su vida», en referencia a las protestas en apoyo a Navalni tras su encarcelamiento.

La defensa tiene ahora diez días para recurrir la sentencia. Iván Pávlov, líder de «Equipo 29», ONG que participa en la defensa de las organizaciones de Navalni, indicó que llegará hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Según la defensa, «nunca se presentaron pruebas adecuadas de la culpabilidad» en el caso por supuesto extremismo.

La sentencia no fue ninguna sorpresa para Navalni ni para su equipo, dado que tanto el FBK -azote del enriquecimiento ilícito entre altos cargos rusos- y el FZPG ya fueron declarados «agentes extranjeros» en 2019 y 2020, respectivamente.

Desde entonces ha habido innumerables detenciones de los aliados del opositor, registros en sus casas y en las oficinas de Navalni, casos penales por supuesto fraude y congelaciones de activos.

Leyes contra Navalni

Bajo la ley anti-extremismo de Rusia, los empleados de las organizaciones de Navalni, afrontan «hasta seis años de cárcel», según la defensa. Además, la sentencia de este miércoles tiene otras consecuencias más allá de lo penal, ya que la semana pasada el presidente ruso, Vladímir Putin, promulgó una ley que ya se conoce como «Ley anti-FBK», que prohíbe a cualquier persona involucrada en estas organizaciones presentar sus candidaturas en elecciones locales y federales.

El propio Navalni, que decidió ya el pasado 29 de abril adelantarse a la decisión judicial y disolver su red de oficinas para proteger a sus colaboradores de la persecución penal, aseguró hoy a través de su equipo que, pese a todo, no se rendirá.

«¿A quién le importa cómo nos llamen? No somos un nombre, ni un trozo de papel ni una oficina». «Somos un grupo de personas que unimos y organizamos a los ciudadanos de Rusia que están en contra de la corrupción, (luchamos) por unos tribunales justos y la igualdad de todos ante la ley», dijo.

Artículos relacionados

El complejo de Colón

Plató y Congreso

Cuando se está «A por uvas»

Los disparates de Carmen Calvo