miércoles, agosto 10, 2022

Robles, firme sobre el espionaje a independentistas: «¿Qué tiene que hacer un Gobierno cuando alguien declara la independencia?»

La ministra de Defensa ha tachado de «hipocresía» la actitud del separatismo, que nunca antes «ha defendido los principios básicos del Estado de Derecho»

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha acusado a los independentistas este miércoles durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de ir de «víctimas» aprovechando el presunto caso de espionaje a través del mecanismo ‘Pegasus’ y les ha preguntado: ¿Qué tiene que hacer un Gobierno cuando alguien vulnera la Constitución?

En respuesta a la portavoz de la CUP, Mireia Vehí, la titular de Defensa ha asegurado que protagonizan un escándalo sobre la cuestión «cuando nunca antes se les ha visto defender los principios básicos del Estado de Derecho ni los derechos y libertades de todos los ciudadanos«.

Asimismo les ha preguntado qué debe hacer un Estado y un Gobierno cuando alguien vulnera la Constitución, cuando alguien declara la independencia, cuando alguien corta las vías públicas y realiza desórdenes públicos, cuando alguien tiene relaciones con dirigentes políticos de un país que está invadiendo Ucrania».

Además, ha tachado de «hipocresía» que en otras ocasiones cuando han sucedido hackeos en organismos como el SEPES que han impedido que los trabajadores puedan cobrar o se han hackeado teléfonos de ministros, «no le he oído decir nada» ha añadido.

Y en su réplica a la diputada Miriam Nogueras, de Junts per Catalunya, ha sido más tajante al advertir que cuando se constituya la comisión puede que «salga todo», se podrá ver la documentación «y a lo mejor muchos de los que ahora dan lecciones, tendrán que callarse cuando se vean las actuaciones que han tenido».

«Permitan la comisión de investigación», le ha instado Nogueras a la ministra, a la que ha pedido que se deje de «cuentos» porque «su gobierno no sólo no limpia las cloacas, sino que las está colocando, nos están espiando y además desde hace años».

Una vez más, la titular de Defensa se ha acogido al silencio que le impone la ley y a los 3.000 trabajadores del CNI, pero ha vuelto a remitirse a la comisión de secretos oficiales, en la que «todo saldrá claro», y ha reiterado su pesar por no poder dar explicaciones, que «sin duda» dará la directora del centro de inteligencia cuando se cree esa comisión.

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel