viernes, mayo 24, 2024
viernes, mayo 24, 2024

Reacciones a la resolución del TC: el Gobierno acata a regañadientes y la oposición se divide entre la celebración y la cautela

Los representantes del PSOE coinciden en que la decisión tomada por el tribunal de garantías es «grave» e «inédita»

Tras la decisión histórica del Tribunal Constitucional de paralizar, como había solicitado el PP, la tramitación parlamentaria de los cambios en el Poder Judicial y el propio TC que fueron aprobados ya por el Congreso y que estaban pendientes de votarse en el Senado este jueves, las reacciones se dividen.

De una parte, el Gobierno ha asegurado que, por lealtad institucional, que acatará la decisión del Constitucional pese a considerar que es «de una gravedad máxima» y afecta a los fundamentos de la separación de poderes. Así se expresó en nombre del Ejecutivo el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, en una declaración institucional en el Palacio de la Moncloa tras conocer esa decisión del Tribunal mediante un procedimiento que calificó de «insólito».

«La resolución del Tribunal Constitucional debe acatarse pese a que no compartimos ni el insólito procedimiento seguido, ni el fondo de la decisión nunca antes visto en las Cortes Generales», añadió. A juicio del Gobierno se trata de una decisión de «una gravedad máxima», la más grave adoptada por el TC «en un tiempo inusualmente breve y con la mayoría más exigua».

La presidenta de otra de las instituciones afectadas, el Congreso, Meritxell Batet, señaló en una declaración institucional realizada en el Salón de pasos Perdidos del Palacio de la Cámara Baja que acata también la decisión, pero aseguró que defenderá la autonomía del poder legislativo ante este hecho sin precedentes: «A la mayor brevedad esperamos ser oídos y presentar en el tribunal nuestros argumentos para defender la autonomía parlamentaria».

También compareció desde el Senado su presidente, Ander Gil, para asegurar que acata y cumplirá la decisión de paralizar la tramitación parlamentaria en la Cámara Alta. No obstante, alertó de los peligros que comporta este modo de proceder del Constitucional.

Gil manifestó que la suspensión de la tramitación de una ley supone «un grave quebranto» en el sistema democrático y que «conduce a todos a una crisis institucional del Estado sin precedentes en nuestra democracia». También hizo hincapié en cómo el TC ha sido sometido a una «instrumentalización» por parte de quienes «irresponsablemente» han tratado de obtener de él «lo que no pueden extraer del debate legislativo ante las Cámaras» mediante su «utilización tacticista».

PP y Vox celebran la decisión del TC

Por su parte, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, se comprometió tras conocer la decisión del TC a «seguir defendiendo España y las instituciones», «sin miedo ni cesiones, desde la moderación y la razón».

«Hoy nuestra democracia sale fortalecida. En un Estado de derecho, todos los poderes están sometidos a la Ley. Frente al ruido y las presiones, seguiremos defendiendo España y las instituciones sin miedo ni cesiones, desde la moderación y la razón», señaló el líder de los populares.

Asimismo, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha recalcado este martes que la paralización debería detener «de momento» el «asalto» de Pedro Sánchez, pero ha advertido de que «no hay nada ganado», porque el presidente «es capaz de desoír» al TC.

Abascal ha alertado de que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, «sigue con su plan de perpetuarse» en el poder. Y ha recalcado que Vox seguirá trabajando para detenerlo «de forma definitiva», con la moción de censura para la que está tratando de recabar apoyos de otras formaciones y con más acciones judiciales.

Relacionados

spot_img

Colaboradores