miércoles, noviembre 30, 2022
miércoles, noviembre 30, 2022

Rachid Yasbek, opositor venezolano: “Necesitamos que el mundo nos ayude a salir de este atolladero”

Entrevistamos a Rachid Yasbek, diputado de la Asamblea Nacional Venezolana por el Estado de Bolívar, una región del país cuyos recursos minerales han sido saqueados por el régimen de Nicolás Maduro. El parlamentario opositor pide la ayuda internacional para su país “no solamente con palabras, sino con acciones”.

 

Pregunta: ¿Cuál ha sido la evolución que ha vivido Venezuela desde el año 2000? ¿Cómo calificaría el desarrollo de la llamada revolución bolivariana en estos veinte años?

Respuesta: Debemos empezar este proceso desde el año 1999. En febrero de 1999 fue cuando juró el cargo Chávez, pero previamente hay archivos históricos que demuestran que la de 1998 fue una campaña en la que él trató de ganarse el voto popular diciendo muchas mentiras.

Decía que no era comunista, que no era socialista, que creía en el libre mercado. De hecho, Chávez llega con el financiamiento de mucha gente pudiente de Caracas como el dueño de ‘El Nacional’ o los dueños de ‘Radio Caracas Televisión’, que era la televisora más importante del país.

Al final simplemente se fue a Cuba, se cubanizó completamente y convirtió Venezuela prácticamente en la cuna del socialismo con el dinero de un ‘boom’ petrolero enorme. En Venezuela hubo ingresos de un billón de dólares, de los que 300.000 millones están desaparecidos.

Además, hubo inversiones en el socialismo tanto en América como en Europa, ahí tienen un ejemplo palpable en la propia España donde la financiación del dinero venezolano levantó el movimiento Podemos. Hoy ustedes están con una olla de presión que va en la búsqueda de esa maldición global que se llama socialismo.

P: ¿Cómo calificaría la gestión económica en cuestiones como el proyecto Barrio Adentro?

R: El tema del Barrio Adentro es sencillo, no es más que un gran negocio cubano. Justificar los pagos que se le hacen con petróleo a Cuba enviando médicos para poder pagar. Cada médico le cuesta al estado venezolano entre 1.200 y 2.000 dólares mensuales, el médico cubano apenas recibe 200 dólares y hoy en día el médico venezolano no llega a dos dólares de salario mensual por la hiperinflación.

El acuerdo castro-chavista fue succionar la riqueza de las tierras venezolanas y su subsuelo para mantener a los holgazanes que se hacen llamar socialistas o comunistas. Para Venezuela nada de lo que ha venido del socialismo cubano ha sido de alguna manera fructífero para el desarrollo, más bien han sido unas sanguijuelas que sencillamente se dedicaron a generar una enorme red de corrupción que al final ha llevado al país a la quiebra.

P: La cuenca del Orinoco es una de las zonas más ricas del mundo en oro. ¿Podría hablar del entramado de tráfico ilegal de metales preciosos que lleva a cabo el Estado venezolano?

R: Cuando empieza a decaer la industria petrolera y la refinería venezolana por la falta de mantenimiento y la falta de inversión, el régimen se ve en la urgencia de generar ingresos. Tienes una moneda devaluada, no tienes la capacidad de obtener dólares, divisa para poder hacer compras. Lo único que te queda es ir a algo que te monetice, y ¿qué te puede monetizar? El oro, que es canjeable en los mercados internacionales.

Entonces, se decreta la mitad del Estado de Bolívar como arco minero, que es una zona que ellos liberan para que se pueda explotar el oro afectando a parques nacionales y la cuenca de los ríos. Acuérdate que el Estado de Bolívar, aparte de tener todas las riquezas minerales, tiene el 70% del agua limpia del país y una de las cuencas fluviales más importantes del planeta, porque aquí también tenemos la Amazonía venezolana que es casi un 20% de la Amazonía de todo el planeta.

Comienzan con la destrucción de un ecosistema muy frágil para sacar el oro como sea, pero ¿quién es el que está manejando el oro? Ellos mismos: los ministros, los propios mesoneros del régimen montaron. Estamos hablando de una producción de oro de entre 2.500 y 3.000 kilos mensuales. 

Pero eso para un país como el nuestro, para la necesidad de un estado como el nuestro, es poco dinero, jamás llegaría para lo que era Venezuela ni al 1% del PIB en la explotación aurífera. Están generando un pasivo ambiental enorme para sencillamente complacer a su séquito y tener algo de dinero para poder ir a los mercados internacionales.

P: ¿Puede decirse que el PSUV ha suplantado al Estado?

R: Totalmente, aquí en Venezuela no se diferencia entre el Gobierno, el Estado, el partido de Gobierno y las instituciones. Aquí el PSUV decide absolutamente todas las gestiones y políticas del país. Aquí se perdieron las instituciones. La Contraloría General de la República hace muchos años que se perdió, simplemente se dedicó a sancionar a dirigentes opositores; la Fiscalía General de la República jamás ha resuelto un tema del poder público nacional, sino simplemente ha encarcelado a los opositores.

Desde que nosotros ganamos la Asamblea Nacional jamás pudimos tener interpelado a ningún ministro, que es nuestro deber, nuestro derecho como diputados. Entonces dices: esto está perdido, obviamente la única manera que nosotros podemos tener para una renovación y reinstitucionalizar la República es saliendo de este régimen y saliendo de Nicolás Maduro.

P: Sin embargo, después de muchos años de protestas multitudinarias y varios líderes carismáticos, como Leopoldo López, Henrique Capriles o Juan Guaidó, ahí está Maduro todavía. ¿Cómo puede estar tan arraigada esta situación? 

R: Una sola cosa: las Fuerzas Armadas, lamentablemente, no se han puesto del lado del pueblo, sencillamente es una fuerza armada clientelar. El cártel más importante de droga en Venezuela es el cártel de los Soles y no es porque el sol brilla, es por los soles que cargan en las charreteras los generales.

Lamentablemente aquí están volviendo las armas contra el pueblo y no solamente hablamos de fusiles, hablamos de las instituciones. Los generales son los gerentes de la empresa de telefonía, de la empresa de acero, manejan la gasolina, los alimentos. Están tan enquistados en la corrupción que sencillamente no han dado el vuelco, no han visto la verdad que necesita Venezuela y es que tenemos que refundar nuestra República.

P: Ante este panorama, ¿qué futuro tiene Venezuela?

R: Yo no te puedo decir qué futuro tiene porque no tengo una bola mágica, hemos hecho todo el esfuerzo necesario como civiles, como personas cuyas únicas armas son el verbo y el voto. Hemos hecho todo lo posible pero lo que sí te puedo decir es que no dejaremos de luchar hasta que logremos reinstitucionalizar el país y la democracia.

Hoy Nicolás Maduro no llega ni a un 15% de aceptación en el pueblo venezolano. Hoy el pueblo tiene claro que el hambre que estamos pasando es por culpa de Nicolás Maduro y el sistema socialista, ya se habla de que el socialismo ha sido un fracaso. Hoy no hay gasolina en Venezuela por culpa de Nicolás Maduro y en Venezuela se está viendo eso. Estamos ante la pandemia y ante el problema de que no hay salarios dignos y tenemos que salir a rebuscarnos para poder comer, eso también es una realidad. 

Pero no te creas que el pueblo esté muy dormido, lo importante es que nosotros, los que tenemos la responsabilidad como líderes y como dirigentes políticos, vamos a seguir haciendo el trabajo necesario para lograr la democracia. 

Eso sí, no podemos solos y no necesitamos de la indiferencia del mundo ante la realidad de un pueblo que está sucumbido al hambre y a la desesperación. Y así como Venezuela, que durante muchísimos años apoyó a países para que se institucionalizara la democracia tanto en América como en Europa, hoy también Venezuela exige que el mundo nos ayude a salir de este atolladero, no solamente con palabras, sino con acciones.

Relacionados

spot_img

Colaboradores