14.7 C
Madrid
lunes, abril 19, 2021
- Publicidad -

Puig ordena a Sanidad que quienes se hayan vacunado irregularmente no reciban la segunda dosis

«Ninguna persona que haya recibido la vacuna de una forma improcedente debe recibir la segunda dosis», afirma el presidente valenciano

Un total de 150 personas, entre dirigentes políticos y profesionales sanitarios, han recibido la vacuna del coronavirus en la Comunidad Valenciana pese a no estar incluidos en los grupos prioritarios establecidos por el Ministerio de Sanidad. Las investigaciones abiertas por la Generalidad Valenciana han encontrado más de un centenar de casos en los que se han suministrados la vacunas del Covid-19 en contra del protocolo.

Al respecto, el presidente autonómico, Ximo Puig, ya ha trasladado a la Conselleria de Sanidad la orden de no administrar la segunda dosis a estas personas. Ximo Puig ha sido contundente en sus declaraciones contra los altos cargos que se han vacunado de manera irregular, saltándose el protocolo sin pertenecer a los grupo prioritarios. El presidente de la Generalidad ha dado la orden a la Consejería de Sanidad de no administrar la segunda dosis a aquellos que se vacunaron de forma improcedente.

Este jueves Puig ha asegurado que «ninguna persona que haya recibido la vacuna de forma improcedente debe recibir la segunda dosis» y lo ha recalcado «Lo digo con total contundencia».

El líder de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, Toni Cantó, ha exigido al presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Manzón, que destituya al diputado del PP y alcalde de La Nucía, Bernabé Cano, por colarse en el proceso de vacunación. Cantó ha lamentado este «nuevo tipo de corrupción política» refiriéndose a «sinvergüenzas que se aprovechan de su cargo político para colarse delante de nuestros mayores y nuestros sanitarios en un tema tan importante».

La decisión de Puig ha sido muy criticada porque se considera que al no recibir la segunda dosis de la vacuna se estaría desaprovechando la primera y no se contribuiría a avanzar hacia la inmunidad colectiva. 

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado