lunes, enero 30, 2023
lunes, enero 30, 2023

Polonia destruye cuatro monumentos soviéticos por ensalzar «la maldad comunista»: van más de 20 este año

Estas acciones forman parte de la «desrusificación» de los espacios públicos en el país que se ha acelerado con la guerra de Ucrania

Las autoridades polacas demolieron este jueves cuatro monumentos erigidos durante el régimen comunista como parte de la «desrusificación» de los espacios públicos en el país que se ha acelerado con la guerra de Ucrania.

Los monumentos fueron retirados de manera simultánea y en un discurso previo, retransmitido por la televisión estatal, el director del Instituto de la Memoria Histórica polaco (IPN), Karol Nawrocki, afirmó que con estas acciones se quiere «hacer desaparecer todos los monumentos que glorifiquen el sistema comunista en Polonia» y subrayó que «estos monumentos no deberían estar en el espacio público polaco desde hace mucho tiempo«.

Nawrocki se refirió a las inscripciones que acompañaban a los monumentos como «mentiras históricas» y dijo que todos ellos «simbolizan la maldad del sistema comunista» por lo que deben ser desmantelados «no tanto por su estética, sino por su significado».

Tras la retirada de estas cuatro estatuas quedarán aún 30 monumentos por destruir, según el director del IPN, quien apuntó que en lo que va de año se han desmantelado ya más de 20 monumentos de este tipo, cifra que «dado el ritmo tan lento que se llevó en los años posteriores a la caída del régimen comunista es un buen resultado». Se da la circunstancia de que una de las estatuas retirada hoy, que ostentaba la inscripción «gratitud al Ejército Rojo», fue restaurada en 2017 con un coste de 7.000 euros, pero desde el estallido de la guerra fue pintada con los colores de la bandera ucraniana.

Algunos gobiernos locales, «uno o dos», según Nawrocki, han expresado su voluntad de conservar sus monumentos de la era comunista, como es el caso de Dąbrowa Górnicza (sur), donde la controvertida estatua de dos soldados con la inscripción «a los héroes de la bandera roja» fue incluida en la lista de «desrusificación» del IPN.

Sin embargo, el alcalde de esa ciudad de Silesia y muchos de los vecinos se opusieron a la demolición del monumento, pues en su opinión se refiere a la revolución rusa, «eventos ocurridos entre 1905 y 1918, sin relación con la era comunista en Polonia, que comenzó tras la Segunda Guerra Mundial». El caso llegó a los tribunales y finalmente un tribunal de Varsovia autorizó la permanencia del monumento.

La ley que regula la retirada de cualquier vestigio de la era comunista en calles y edificios de Polonia data de 2016 y autoriza la eliminación de placas, nombres de calles y monumentos relacionados con la antigua Unión Soviética de cualquier espacio público.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores