martes, agosto 9, 2022

Otro pacto más del Gobierno con Bildu: subir un 15% las pensiones no contributivas

Su abstención facilitará la aprobación del proyecto de ley de promoción de planes de pensiones, que cuenta con los apoyos de PSOE, Podemos, Ciudadanos, PNV y Grupo Mixto

Bildu informó este jueves de que ha pactado con el Gobierno subir las pensiones no contributivas, de viudedad, orfandad o invalidez un 15 % como requisito para facilitar que el proyecto de ley de planes de pensiones salve el trámite en Comisión para pasar la semana que viene a ser debatida en el pleno del Congreso.

El proyecto de ley de promoción de planes de pensiones se aprobará previsiblemente este jueves por la tarde en la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Congreso de los Diputados con los apoyos de PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, PNV y Grupo Mixto, mientras que en contra se han posicionado PP y ERC.

EH Bildu ha decidido abstenerse y no obstaculizar el trámite después de haber logrado, según ha difundido en un comunicado, un acuerdo con el Gobierno para elevar las cuantías de las pensiones no contributivas.

Esta medida será incluida en el nuevo decreto anticrisis que el Gobierno aprobará próximamente, y como mínimo se prorrogará hasta el 31 de diciembre de 2022, cuando sean los Presupuestos Generales del Estado de 2023 los que deban determinar la revalorización de las mismas.

«Gracias a este acuerdo, los pensionistas verán incrementadas sus pensiones entre 60 y 100 euros», ha señalado el diputado de Bildu Iñaki Ruiz de Pinedo, quien ha apuntado que esta medida protegerá a «los sectores más vulnerables».

El PP se opone y pide cambios al Gobierno

Desde el PP, que ha avanzado su voto en contra del dictamen, ha señalado que su «línea roja» es que se permita un periodo transitorio de 5 años para poder transitar de los planes individuales a los colectivos.

«El Gobierno lo ha hecho fatal en la tramitación (…) le queda una semana (…) puede arreglarlo», ha subrayado el diputado Tomás Cabezón.

Desde Ciudadanos, la diputada María Muñoz ha destacado que se han incorporado las enmiendas de su grupo que en principio fueron vetadas y que suponen mejoras fiscales y de gobernanza, como el límite a la capacidad del Gobierno de impedir determinadas inversiones con los fondos.

Así, ha destacado que se equiparan las aportaciones de autónomos y asalariados en 8.500 euros anuales, se aumenta a 4.000 euros la deducción fiscal en IRPF para autónomos y permite la deducción en el impuesto de sociedades de la cuota integra en un 10 % para salarios brutos inferiores a 27.000.

Desde el PdeCat también han puesto en valor esa enmienda sobre el impuesto de sociedades.

Frente a esto, ERC ha criticado tanto las formas como el fondo del proyecto al que se opone.

Podemos, por su parte, ha confirmado que apoyarán favorablemente este proyecto de ley tras consensuarse que las modificaciones en los planes colectivos vaya a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y no de las cotizaciones, aunque se ha opuesto a la reducción en el impuesto de sociedades.

En su intervención, el diputado de VOX Pablo Sáez ha criticado que esta norma se queda corta en sus propuestas de incentivos fiscales, que consolida la discriminación respecto a los territorios forales y que apuesta por el «dirigismo» por parte del Gobierno.

Fuente: EFE

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel