Internacional
Orbán: «Bruselas solo considera como Estados de Derecho a aquellos países que permiten la entrada de inmigrantes»

Orbán: «Bruselas solo considera como Estados de Derecho a aquellos países que permiten la entrada de inmigrantes»

Hungría y Polonia han vetado el Presupuesto de la UE para el periodo 2021-2027 por los condicionantes en el reparto de los fondos europeos

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, explicó este miércoles el veto de su país al presupuesto de la Unión Europea con que Bruselas castiga a los Estados miembro que se oponen a la inmigración. «En Bruselas hoy, solo consideran como países donde se respeta el Estado de Derecho aquellos que permiten la entrada de inmigrantes», aseguró Orbán en un comunicado publicado en Budapest.

Hungría y su aliado Polonia anunciaron este lunes su veto al marco presupuestario comunitario del período 2021-2027, y con ello también al Fondo de Recuperación para salir de la crisis del coronavirus después de que se aprobara un mecanismo que condiciona el desembolso de fondos europeos al respeto de los principios del Estado de Derecho.

Según Orbán, cuyo Gobierno se opone categóricamente a la inmigración, actualmente en la UE los países «que protegen sus fronteras no pueden ser calificados como países donde prevalece el Estado de Derecho». En este sentido, el primer ministro opinó que el mecanismo de condicionamiento del desembolso de fondos comunitarios servirá como un instrumento de chantaje para que los países miembros de la UE acepten la inmigración.

El primer ministro agregó que en las discusiones anteriores sobre los presupuestos su Gobierno «se ha adherido a una política de cooperación leal, previsible y transparente, sin dejar de estar siempre abierto al compromiso». Recordó en ese sentido que, a pesar de oponerse a los préstamos conjuntos, Hungría apoyó en julio el proyecto para que los países que necesitan ayuda tengan acceso a nuevos fondos lo antes posible.

En la cumbre de la UE de julio, los jefes de Estado y Gobierno acordaron el presupuesto comunitario para los próximos siete años de 1,074 billones de euros y un Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros para afrontar la pandemia.

«En los debates relacionados con la migración de los últimos años, el Estado de derecho se ha convertido en un arma política e ideológica», enfatizó Orbán.

En una reunión de los embajadores de los países miembro en Bruselas, Hungría y Polonia se opusieron al acuerdo, tal como habían amenazado al no estar de acuerdo con el mecanismo que condiciona el desembolso de fondos europeos al respeto de los principios del Estado de Derecho.

Orbán exigió hoy una vez más que ese mecanismo debería asegurar la posibilidad de recurso legal.

«En nuestra opinión, vincular las cuestiones económicas y financieras a los debates políticos sería un grave error que socavaría la unidad de Europa», aseguró el primer ministro húngaro, en el poder con mayoría absoluta desde 2010, al tiempo que subrayó que este nuevo procedimiento solo debería introducirse con una enmienda unánime de los Tratados Europeos.

La UE ha iniciado contra Hungría y Polonia procedimientos legales por la deriva de los valores fundamentales comunitarios.

SUBIR