sábado, mayo 18, 2024
sábado, mayo 18, 2024

Myanmar realiza una «huelga de silencio» en contra del golpe de Estado y los abusos a los derechos humanos

La huelga tiene como objetivo parar toda la actividad pública del país unas horas en contra de la junta militar y la condena a la líder democrática Aung San Suu Kyi

El movimiento opositor a la golpista junta militar de Myanmar ha convocado para este viernes una «huelga de silencio» que busca paralizar el país en medio de la indignación por la condena de la depuesta líder Aung San Suu Kyi y los fragantes abusos contra los derechos humanos de los uniformados.

La huelga, que coincide con el Día Internacional de los Derechos Humanos, tiene como objetivo parar toda la actividad pública del país entre las 10 y las 16 horas (GMT+6:30) , en protesta contra los militares que tomaron el poder a través de un golpe de Estado el pasado 1 de febrero.

«Lo mejor sería que todas las tiendas y mercados cerraran durante el día y todo el mundo se quedara en casa» explicó Nan Lin, del grupo Fuerza de Alumnos Universitarios, al portal Myanmar Now.

El activista apuntó que el éxito de esta huelga sería un gran impulso para todos los funcionarios que participan en el Movimiento de Desobediencia Civil, que busca parar la actividad del país como protesta contra el Gobierno golpista, así como para los miles de detenidos por los militares.

Una convocatoria similar contra la junta militar dejó vacías las calles de las principales ciudades del país el pasado 24 de marzo. El rechazo al golpe de Estado, que acabó el gobierno democrático de Aung San Suu Kyi y la joven democracia birmana, ha generado un enorme rechazo en el país mientras la junta militar ha intentado aplacar el movimiento de protesta con extrema violencia.

La indignación contra los militares ha ido en aumento en los últimos días después de que Suu Kyi y otros miembros de su Gobierno fueran condenados el pasado lunes a cuatro años de cárcel en un proceso oscuro y a puerta cerrada, lo que ha generado una fuerte condena internacional.

La premio nobel de la paz, de 76 años, se enfrenta a otros procesos por lo que de ser condenada podría pasar el resto de su vida detenida por los militares. Como parte de la fuerte represión de la junta contra los movimientos de oposición, el pasado domingo, un vehículo militar atropelló y mató a varios manifestantes que protestaban en las calles de Rangún, la mayor ciudad del país.

Otro episodio reciente que ha generado indignación dentro y fuera del país es la matanza supuestamente a manos de los militares de once personas, entre ellas cinco niños, en la región de Sagaing, en el norte de Birmania.

Desde el golpe de Estado militar el pasado 1 de febrero, las fuerzas de seguridad del país han matado a más de 1.300 civiles desarmados, según cifras de la ONU, entre ellas a más de 75 niños, tanto con el uso de fuerza letal como estando bajo custodia de los soldados.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores