domingo, noviembre 27, 2022
domingo, noviembre 27, 2022

Militares armenios piden la renuncia del primer ministro, que habla de un intento de golpe de Estado

Nikol Pashinián ha publicado en sus redes sociales una convocatoria «llamo a todos nuestros seguidores a reunirse en la Plaza de la República»

El Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Armenia exigió este jueves la dimisión del primer ministro, Nikol Pashinián, cuya renuncia también reclama la oposición desde la derrota del país en la guerra de 2020 en Nagorno Karabaj, en tanto que éste calificó el llamamiento de intento de golpe militar.

«El primer ministro de Armenia y el Gobierno ya no son capaces de tomar decisiones adecuadas en esta situación de crisis para los armenios», señala la declaración de la cúpula militar, según la agencia armenia Armenpress.

«Considero la declaración del Estado Mayor un intento de golpe militar. Llamo a todos nuestros seguidores a reunirse en la Plaza de la República. Próximamente me dirigiré a los ciudadanos en directo«, replicó Pashinián inmediatamente en su cuenta oficial de Facebook.

El Estado Mayor armenio considera en su declaración que el mandatario y el Gobierno no son capaces de gestionar la crisis política que estalló en el país tras la guerra en Nagorno Karabaj.

«Las Fuerzas Armadas aguantaron durante mucho tiempo los ataques de las autoridades dirigidos a desacreditar a los militares, pero todo tiene sus límites», añade la nota.

Los militares «han ejercido su labor con honor y han luchado con sus gentes contra el enemigo» Azerbaiyán en el enclave separatista de Nagorno Karabaj, recalcan en su declaración.

El Estado Mayor explica que la gota que colmó el vaso era el despido del vicejefe del Estado Mayor, Tigrán Jachatrián, quien calificó de «poco serias» las palabras del primer ministro sobre las supuestas deficiencias de los misiles tácticos de fabricación rusa Iskander durante la guerra en Nagorno Karabaj.

Ese despido, efectuado «por razones miopes e infundadas» y «sin tener en cuenta los intereses nacionales y estatales de Armenia, en la situación actual del país tras su derrota en la guerra con Azerbaiyán entre septiembre y noviembre pasado «es un paso irresponsable y anti-estatal».

«Una gobernanza ineficaz de las actuales autoridades y graves errores en política exterior han llevado al país al borde del colapso», sostiene la cúpula militar en su declaración.

La cúpula militar advierte sin embargo contra el uso de la fuerza en su declaración, firmada por 40 altos cargos castrenses, entre ellos el jefe del Estado Mayor, Onik Gasparián.

«En las condiciones creadas, las fuerzas armadas de Armenia exigen la dimisión del primer ministro y del Gobierno, y advierten a la vez contra el uso de la fuerza contra un pueblo que ha perdido a sus hijos, defendiendo su Patria y el Artsaj (Nagorno Karabaj)».

Pashinián destituyó inmediatamente a Gasparián según anunció en un mensaje de vídeo de Facebook.

El jefe del Gobierno, cuya renuncia es exigida también por la oposición armenia desde hace más de tres meses, afirma que los militares «tienen que responder» a las preguntas de la sociedad para que se sepa «la verdad sobre la guerra» en el Karabaj, que acabó con más de 4.000 muertos en el lado armenio.

«Pero hay generales a los que no les gusta que la gente pueda hacerles preguntas«, opinó.

Los combates en el Karabaj, territorio en disputa entre armenios y azerbaiyanos desde 1988, estallaron el 27 de septiembre pasado y se cobraron en 44 días la vida de más 5.500 militares de ambos bandos y de unos 150 civiles, según fuentes oficiales.

Pashinian sale a la calle entre demandas de dimisión de militares y oposición

El primer ministro armenio salió hoy a la calle para sofocar lo que él llamó intento de golpe de Estado por parte de la plana mayor del Ejército del país, que demanda su renuncia, al igual que la oposición.

«Ahora se están difundiendo rumores de que tenemos intención de huir, de que hemos encargado un avión. Pero nosotros estamos aquí, mi familia está aquí», dijo Pashinián con un altavoz en la mano mientras avanzaba a pie por una de las principales calles de la capital armenia, Ereván.

Relacionados

spot_img

Colaboradores