miércoles, agosto 10, 2022

Más de 60 dirigentes independentistas fueron espiados por un software israelí, según ‘The New Yorker’

El programa Pegasus solo puede ser adquirido por gobiernos y fuerzas y cuerpos de seguridad

Más de sesenta dirigentes independentistas catalanes fueron supuestamente espiados a través del software Pegasus, un sistema desarrollado por la empresa israelí NOS Group que solo se comercializa a Estados. La información ha sido publicada por The New Yorker, con datos obtenidos por el laboratorio The Citizen Lab, con sede en Canadá.

Entre los políticos presuntamente espiados se encuentran el actual presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, sus predecesores Artur Mas, Carles Puigdemont y Quim Torra, y la presidenta del Parlamento catalán, Laura Borràs.

El reportaje detalla que habrían sido objeto de espionaje por parte de Pegasus, un programa que solo pueden comprar gobiernos y fuerzas y cuerpos de seguridad para combatir crimen y terrorismo.

Denuncias del independentismo

Ante la publicación de la información, Aragonès ha exigido al Gobierno que dé explicaciones inmediatas sobre el supuesto espionaje. En un hilo en Twitter, redactado en catalán y en inglés, Aragonès asegura que la «masiva» operación de «espionaje» contra el independentismo catalán es una «vergüenza injustificable», ya que supone un «ataque extremadamente grave» a la democracia y a los derechos fundamentales y es «un ejemplo más» de la «represión contra un movimiento pacífico y cívico».

«Este programa de espionaje solo puede ser adquirido por los Estados. El Gobierno español tiene que dar explicaciones inmediatas y llegar hasta el final. Sin excusas. Espiar a representantes públicos, abogados o activistas de los derechos fundamentales civiles es una línea roja», insiste Aragonès, que garantiza que la Generalidad apoyará a los afectados y evaluará las acciones a tomar: «Llegaremos hasta donde sea necesario».

Por su parte, el expresidente catalán Carles Puigdemont, huido de la justicia española, ha exclamado en Twitter que este supuesto espionaje es un «nuevo GAL, versión digital». «Hemos sido espiados de forma masiva e ilegal a través de un programa que solo pueden tener los Estados. Políticos, abogados y activistas, víctimas de la guerra sucia del Estado español para luchar contra una idea legítima», lamenta Puigdemont.

Según la publicación, además de Puigdemont, sus más estrechos colaboradores también habrían sido espiados con este programa, entre ellos su abogado, Gonzalo Boye, así como sus asesores Joan Matamala, Josep Rius, la concejal en Barcelona Elsa Artadi, el eurodiputado Toni Comun, Sergi Miquel, Josep Costa y la esposa del expresident, Marcela Topor.

Fuente: EFE.

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel