viernes, febrero 3, 2023
viernes, febrero 3, 2023

Marruecos, obligado a rectificar tras afirmar que «no cuenta con fronteras terrestres con España»

Un escrito dirigido a la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha generado una polémica ante la que el Ministerio de Exteriores marroquí ya sale al paso

Marruecos asegura, en un escrito dirigido a la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, que su país «no cuenta con fronteras terrestres con España» y que Melilla «sigue siendo un presidio ocupado», por lo que «no se podrá hablar de fronteras, sino de simples puntos de acceso».

Así lo dice en una carta fechada el 9 de septiembre en respuesta a preguntas del Consejo de Derechos Humanos de la ONU respecto al uso de la fuerza por parte de las autoridades marroquíes en el salto masivo de la valla de Melilla del pasado 24 de junio, en el que murieron al menos 23 personas migrantes.

Antes de exponer su respuesta a estas demandas, en sus «observaciones preliminares», el Reino de Marruecos indica que las autoridades del país quieren «clarificar de nuevo que la consideración de la línea de separación entre Marruecos y Melilla como ‘fronteras marroco-españolas’ es inexacta».

Esto es, añade la carta, porque «el Reino de Marruecos no cuenta con fronteras terrestres con España, y Melilla sigue siendo un presidio ocupado». Por este hecho, continúa el escrito, «no se podría hablar de fronteras, sino de simples puntos de acceso».

Ante la polémica generada por estas afirmaciones, un alto cargo del Ministerio de Exteriores marroquí afirmó este jueves a EFE que la declaración conjunta firmada entre Marruecos y España el 7 de abril reconoce que entre los dos países hay también «fronteras terrestres».

Según este alto cargo marroquí, la declaración conjunta firmada en abril con España subraya que «la plena normalización de la circulación de personas y de mercancías se restablecerá de manera ordenada, incluyendo los dispositivos apropiados de control aduanero y de personas a nivel de fronteras terrestres y marítimas».

De esta manera, el alto cargo hace alusión a las «fronteras» terrestres con España, una palabra que se omitía en la declaración, donde se habla sólo de incluir los dispositivos aduaneros «a nivel terrestre y marítimo».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado este jueves que «Ceuta y Melilla son España», después de que el PP le haya exigido que diese respuesta a Marruecos a raíz del escrito ante la ONU con polémica.

El jefe del Ejecutivo ha hecho esta afirmación durante su comparecencia en el Congreso en reacción al requerimiento de la portavoz del PP, Cuca Gamarra, quien le ha reclamado una defensa de la soberanía nacional y de la integridad territorial.

Marruecos responsabiliza a España de las devoluciones «en caliente»

Marruecos también asegura, en su escrito a la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, que España es el responsable de las devoluciones «en caliente» a su territorio de algunos emigrantes que accedieron a Melilla durante el salto del pasado 24 de junio.

«Marruecos no asume ninguna responsabilidad en las devoluciones de emigrantes denominadas ‘en caliente‘. Es responsabilidad de las autoridades españolas y Marruecos solo se somete a las consecuencias de un fenómeno, en el que la gestión de la seguridad ha demostrado sus límites«, indica el documento.

El país magrebí explica que la cuestión de las readmisiones entre Marruecos y España «concierne únicamente a los nacionales (marroquíes) afectados por medidas de alejamiento», ya que «estas operaciones se hacen conformes a la ley en vigor en los dos países»

En el documento, Marruecos informa de que «ninguna persona ha sido readmitida (en Marruecos) desde el pasado 24 de junio», cuando alrededor de 2.000 migrantes, sobre todo sudaneses, intentaron cruzar a Melilla.

El escrito afirma que los restos mortales de los 23 emigrantes fallecidos ese día todavía se encuentran en la morgue del hospital Hassani de Nador a la espera de acabar el proceso de su identificación. Añade que las autoridades han podido identificar solo a cadáver. Señala que de los restos de las víctimas se tomaron muestras de ADN y huellas dactilares para facilitar la identificación y localización de sus familiares.

El escrito explica que la autopsia realizada a los cadáveres demostró que murieron por «asfixia mecánica de tipo sofocación, lo que puede ser compatible con una presión torácica externa». Subraya que esta conclusión es coherente con la aglomeración de personas y los empujones que se produjeron en las dependencias fronterizas del paso del Barrio Chico de Melilla.

La nota señala que las fuerzas de seguridad arrestaron en el contexto de este acontecimiento a 62 emigrantes (55 sudaneses, 5 chadianos y 2 sursudaneses). Uno de ellos, menor de edad, fue procesado en libertad provisional.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores