domingo, junio 26, 2022

Maquis, la última resistencia

Abril de 1939, las tropas republicanas quedaban derrotadas frente a las fuerzas sublevadas apenas unos meses antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial. Muchos guerrilleros opositores al franquismo se refugiaron en los bosques, al comienzo fueron llamados como los huidos o los del monte, aunque finalmente adoptaran el nombre de maquis, la palabra proviene del italiano macchia que viene a significar un paisaje con arbustos y matorrales.

En Francia se utilizó esta denominación para nombrar a los guerrilleros de la resistencia francesa que se enfrentaban a la Alemania de Hitler, muchos de los republicanos se exiliaron a Francia para continuar con su lucha antifascista constituyendo la Agrupación de Guerrilleros Españoles. 

Aquellos guerrilleros no tenían la intención de crear una guerrilla profesionalizada, simplemente estaban huyendo o bien por cuestiones ideológicas o bien por mera supervivencia, muchos de ellos cruzaron la frontera a Francia y cayeron presos en los campos de concentración galos, aunque posteriormente serían utilizados como mano de obra debido a las condiciones de la guerra europea.

Mientras tanto, en la península, se fueron articulando grupos de resistencia por toda la geografía española. Las autoridades franquistas los calificaban de “bandoleros”, “ladrones” o “forajidos”. No lo hacían por casualidad, sino para hacer creer a la población que la victoria había sido total y que no existía ningún tipo de resistencia frente al nuevo régimen. Por el contrario, en 1944 cuando el Partido Comunista asumió la organización de estos huidos, se les consideraba como “guerrilleros heroicos luchando contra el fascismo”. 

El grupo de guerrilleros más grande fue la Federación de Guerrillas de León-Galicia, nació en la primavera de 1942 y en sus filas contaba con la presencia de socialistas, anarquistas, cenetistas, ugetistas y comunistas. En 1943 sus fuerzas se verían diezmadas tras los enfrentamientos con la Guardia Civil y el Ejército. Algunos de los guerrilleros más conocidos de ese momento eran Manuel Girón y Marcelino de la Parra.

Ya en octubre de 1944, la Wehrmacht había abandonado el territorio del sur de Francia y la guerrilla efectuó la operación más relevante del maquis español. Entre 4.000 y 7.000 guerrilleros se internaron en el Valle de Arán, la operación se bautizó como Operación Reconquista de España. Su misión era conquistar el territorio entre los ríos Cinca y Segre y proclamar un nuevo gobierno republicano para que las potencias aliadas se vieran obligadas a intervenir. Pese a la conquista de algunas plazas por parte de los guerrilleros, el gran despliegue policial y militar de Franco sofocó la revuelta. 

Tras la derrota, la moral de los guerrilleros aguantó y continuaron realizando acciones de resistencia, el PCE promovió la creación de estas Agrupaciones Guerrilleras, aunque finalmente en 1948, bajo orden de Stalin la responsabilidad del PCR terminó, llegando incluso a ejecutar a los cabecillas que se negaron a dejar los montes. Comenzó aquí un declive que terminaría con la evacuación general en 1952. Las últimas partidas abandonaron la lucha armada hacia la década de los 60.

Las causas del declive de estas guerrillas por un parte vienen derivadas de la nueva situación internacional y el estallido de la Guerra Fría, lo que terminaba con las opciones de una intervención extranjera en España. A todo ello se sumó la falta de recursos, material y sustento de estos guerrilleros, situación que se agravó por la falta de apoyo popular por parte de los lugareños. 

Artículos relacionados

La Contraarmada

Recreando qué es historia

Elcano ni es rojo ni es Jack Sparrow

De cómo la inteligencia gana nuestras almas