jueves, mayo 23, 2024
jueves, mayo 23, 2024

Lula da Silva gana las elecciones con un resultado muy ajustado frente a Bolsonaro

El líder progresista ganó este domingo con un 50,84% de los votos frente al 49,16% que obtuvo Jair Bolsonaro, unos resultados que deja un Brasil muy dividido

El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva ganó este domingo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil con un 50,9% de los votos, frente al 49,1% que obtuvo el actual gobernante, Jair Bolsonaro, unos resultados muy ajustados y que dejan un Brasil muy dividido. El líder del Partido de los Trabajadores (PT), que ya gobernó entre 2003 y 2010, volverá a ocupar la Presidencia de Brasil a partir del 1 de enero de 2023 y por los 4 años siguientes.

Lula obtuvo 60.345.999 sufragios, mientras que Bolsonaro, capitán retirado del Ejército, se quedó con 58.206.354, según los datos del Tribunal Superior Electoral (TSE) con el 100% de las papeletas escrutadas. La emoción en el conteo se mantuvo hasta el último instante en la que ya son las elecciones más ajustadas de la historia del país.

La votación estuvo más apretada de lo que esperaban los sondeos previos a los comicios, reflejo de la alta polarización que vive Brasil y que incluso ha derivado en episodios de violencia política durante la campaña. Como ya pasó en la primera ronda, las principales empresas demoscópicas no consiguieron precisar la fuerza del bolsonarismo.

Bolsonaro empezó el conteo por delante, pero con el 67,76% escrutado, el expresidente progresista pasó a liderar, tendencia que se mantuvo hasta el final, aunque siempre con un margen muy pequeño.

El antiguo tornero mecánico también fue el vencedor de la primera vuelta, realizada el pasado 2 de octubre, cuando obtuvo el 48,4% de los votos, frente al 43,2% que consiguió Bolsonaro.

Con su victoria en el balotaje, Lula, de 77 años, volverá a comandar la mayor economía de Latinoamérica. Durante la campaña prometió «reconstruir» el Brasil de Bolsonaro, acabar con el hambre, que hoy afecta a unos 33 millones de brasileños, y «colocar al pobre en los presupuestos» del Estado, combinando responsabilidad social, fiscal y ambiental. También anticipó que estaría en el poder durante un solo mandato, que en Brasil es de cuatro años.

La victoria de Lula era algo impensable hace unos años por los múltiples procesos de corrupción a los que tuvo que hacer frente, pero en 2021 la Corte Suprema anuló las condenas que le hicieron pasar 580 días en prisión, recuperando así sus derechos políticos.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores