sábado, mayo 18, 2024
sábado, mayo 18, 2024

Los partidos españoles y la comunidad internacional condenan el «asalto a la democracia» en Brasil

La mayoría de políticos han manifestado su apoyo al presidente electo y han pedido que se restablezca el orden

Varios Gobiernos de América y Europa, así como organismos como la Unión Europea, la Celac y la Alba, rechazaron este domingo el ataque de seguidores del ex presidente brasileño Jair Bolsonaro a la sede del Ejecutivo, la Corte Suprema y el Congreso de Brasil, al tiempo que respaldaron a Luiz Inácio Lula da Silva, quien asumió el poder el pasado 1 de enero.

El presidente argentino, Alberto Fernández, expresó a través de Twiter su «repudio» a los ataques de los bolsonaristas radicales y manifestó su «incondicional apoyo y el del pueblo argentino» a Lula ante el “intento de golpe de Estado”.

En esa misma línea, el presidente de Chile, Gabriel Boric, salió a respaldar a Lula, y no dudó en calificar el intento de golpe de los conservadores como un «cobarde y vil ataque a la democracia». «Impresentable ataque a los tres poderes del Estado brasilero por parte de bolsonaristas», añadió a través de redes sociales.

El presidente estadounidense, Joe Biden, afirmó por su parte que la voluntad del pueblo de Brasil no debe ser socavada y dijo que desea «seguir trabajando» con Lula. «Condeno el asalto a la democracia y la transferencia de poder pacífica en Brasil», indicó en su cuenta de Twitter el mandatario de EE.UU., quien viajó hoy a El Paso (Texas, EE.UU.), en la frontera con México.

Por su parte, su homólogo colombiano, Gustavo Petro, cercano ideológicamente a Lula, pidió una reunión urgente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para atender el intento de «golpe» en Brasil. «Toda mi solidaridad a Lula y al pueblo del Brasil. El fascismo decide dar un golpe. Las derechas no han podido mantener el pacto de la no violencia. Es hora urgente de una reunión de la OEA, si quiere seguir viva como institución y aplicar la Carta Democrática», dijo Petro en un mensaje publicado en Twitter.

Entretanto, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no solo condenó los ataques, sino que señaló como presunta responsable del intento de golpe a “la cúpula del poder oligárquico” de Brasil. Asimismo, manifestó que Lula “no está solo”, porque cuenta con “el apoyo de las fuerzas progresistas de su país, de México, del continente americano y del mundo».

También la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen se sumó a condenar «el asalto a la democracia en Brasil» y señaló que los actos suponen «una gran preocupación para los defensores de la democracia».

España condena los actos

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, dijo que «desde la Internacional Socialista (de la que es titular) apoyamos firmemente al Gobierno del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. Apoyamos el Gobierno democrático elegido en las urnas. Condenamos la actuación de los grupos que se oponen a los resultados legítimos».

Asimismo el partido de la coalición de Gobierno, Unidas Podemos, también se sumó a la condena de los actos señalando el «rotundo rechazo al ataque».

Por otro lado, el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo manifestó su «apoyo al pueblo brasileño» e hizo un llamamiento «al inmediato restablecimiento del orden constitucional. La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas optó por recordar que «la democracia nunca está garantizada» y por ello «es importante protegerla de sus enemigos con una legislación a la altura».

Por su parte, Vox, ha condenado la violencia ejercida a la vez que ha criticado la doble moral de la izquierda, por señalar esta solo los hechos contrarios a sus intereses.

Así lo ha indicado Buxadé en Madrid durante la rueda de prensa de la formación, en la que ha acusado a la izquierda de tener una doble vara de medir, sobre todo la izquierda española, después de indultar a «quienes cometieron delito de sedición y dieron un golpe de estado».

Por otro lado, la exdiputada de la formación, Macarena Olona, ha calificado lo sucedido de «golpismo». «Ley y Orden. Sin democracia no hay libertad», ha señalado.

Relacionados

spot_img

Colaboradores