jueves, mayo 26, 2022

Los países latinoamericanos más afectados económicamente por el COVID-19

Argentina, Ecuador, México y Venezuela, los grandes perjudicados tras la crisis del coronavirus

La crisis del COVID-19 ha dejado su huella en todo el mundo y, especialmente, en Latinoamérica. Esta crisis llegó a los países latinoamericanos en un mal momento. Tras un desempeño económico mediocre en 2019 y un crecimiento del PIB de apenas el 0,1% (según datos de la Comisión Económica para América Latina). Esta Comisión ha considerado, además, que se trata de la mayor crisis económica para la región en todo un siglo

Las principales consecuencias negativas de la crisis del COVID-19 para América Latina han sido la caída en las exportaciones, la fuga de capitales (especialmente hacia EEUU), que ha causado devaluaciones y problemas de financiación, el desplome del turismo, sobre todo en Centroamérica y México y las restricciones impuestas para controlar la pandemia, que han perjudicado significativamente la oferta y demanda de bienes y servicios dentro de los países.

Los analistas opinan que hay países que vivirán una recuperación muy rápida, como es el caso de Chile o Uruguay, mientras que otros no lograrán superar la crisis hasta 2023 o 2024.

Pese a la incertidumbre que genera todo lo relacionado con el virus (sobre todo las consecuencias económicas) se estima que el PIB de la mayoría de países latinoamericanos vuelva a crecer en 2021. Aún así, el PIB regional no alcanzará los niveles prepandemia hasta, al menos, 2023.

Los países más afectados

La economía argentina ha sido una de las que más ha sufrido esta crisis, debido a la gran cuarentena en la que se ha visto sumido el país. Pese a que el Gobierno de Alberto Fernández aplicó medidas de estímulo para incentivar el crecimiento económico, los problemas de solvencia a los que se enfrenta desde hace décadas, no permitirán mantenerlas indefinidamente. Según estudios del Banco Mundial, el PIB de Argentina no recuperará sus niveles hasta 2023.

El caso de Ecuador también está en el punto de mira. El país tiene una deuda que alcanza el 68,9% de su PIB y se enfrenta al reto de aumentar sus ingresos fiscales a una población ahogada económicamente.  Al igual que Argentina, también se prevé que Ecuador no alcance su PIB de 2019 hasta 2023.

Tampoco México se libra de ser uno de los más afectados según las previsiones oficiales. El Gobierno mexicano se ha mostrado reacio a aplicar medidas para incentivar la economía. Esto tendrá como consecuencia que el PIB se vea reducido en torno a un 10% este año. 

Venezuela, el país que ya sufría una verdadera tragedia antes de la llegada del coronavirus, no cuenta con cifras oficiales desde hace años, pero teniendo en cuenta la bajada de los precios del petróleo, la situación del país no hará más que empeorar. Mientras tanto, el Gobierno venezolano culpa a Estados Unidos de sus problemas económicos y no a los problemas estructurales que sufre la economía del país. Al no existir datos oficiales, ningún informe pronostica cuándo dejará de caer el PIB del país. 

Pese a los malos pronósticos, América Latina también cuenta con una serie de ventajas favorables para la recuperación económica de la región, como por ejemplo, contar con una población relativamente joven, tener menos conexiones internacionales que la Unión Europea o Estados Unidos y la recuperación de la economía China, que impulsará la demanda de materias primas.

 

Artículos relacionados