miércoles, diciembre 7, 2022
miércoles, diciembre 7, 2022

La importancia de los carteles electorales: los expertos analizan los secretos de cada candidato

La comunicación no verbal forma parte de la campaña y puede verse en las apuestas de cada partido para el cartel electoral

Los candidatos no hablan en los carteles electorales, ni falta que hace. Su boca, sus cejas, su postura, y hasta la ropa que llevan dicen mucho de ellos y el mensaje que quieren transmitir, como la «sonrisa amable» de Juanma Moreno (PP), o el clasicismo que evoca Macarena Olona (Vox) con el pelo recogido.

No es casual que tanto el presidente andaluz y candidato popular a la reelección como Juan Espadas (PSOE) y Juan Marín (Cs), lleven chaqueta azul oscuro, un color que se asocia a la fiabilidad, ni que Inmaculada Nieto (Por Andalucía) emplee el blanco, ligado a la pulcritud, o Teresa Rodríguez (Adelante), el verde esperanza.

Los detalles ayudan a generar empatía o rechazo y, por eso, los carteles son importantes para captar la atención de los votantes. Dos expertos en comunicación no verbal, Javier Torregrosa y Susana Fuster, analizan los de los principales partidos para las elecciones del 19J y dan las claves a EFE.

Juanma Moreno (PP)

Uno de los elementos que resalta es su «sonrisa amable, nada forzada», afirma Torregrosa, de Noverbal.es, que apunta que no se le ve una mitad de la cara más que la otra, lo que «sugiere neutralidad», y su mentón se orienta hacia el suelo, lo que «le aleja de la soberbia y le acerca a la proximidad». Del análisis facial deduce que, «aunque rígido de ideas, es afable emocionalmente».

En la «amplia sonrisa» de Moreno se fija también Fuster, que explica que tanto la mirada directa como la sonrisa natural que proyecta contribuyen a que «gane emocionalidad, cercanía y conexión con quien le observa», mientras que el fondo desenfocado deja intuir la presencia de gente, lo que transmite «sensación de dinamismo».

Juan Espadas (PSOE)

En su fotografía, tomada de cerca para «mostrar claramente la cercanía y cualidades personales», Espadas exhibe una sonrisa «amable, nada forzada» y muestra más el lado derecho de su rostro, «lo que indicaría cierta distancia y control», mientras que sus cejas redondeadas y circulares denotan afabilidad, según Torregrosa.

Para la periodista Susana Fuster, Espadas muestra una «sonrisa contenida», y en general, en el formato que ella ha examinado prima la imagen de marca por encima del candidato, ya que destaca el rojo. Cree que la elección de colocar su nombre en un pequeño recuadro supone «un error» porque dificulta el acercamiento con el ciudadano.

Macarena Olona (Vox)

El pelo recogido de Olona indica «prudencia, elegancia, recato» y su flequillo, «tradicionalidad», según Torregrosa -director del Máster Optima Veritas en la Universidad de Alicante-, que opina que «sonríe, pero forzadamente y se le nota», aunque muestra «cierta proximidad» al bajar el mentón ligeramente. La bandera de España revela «nacionalismo y unidad patriótica».

Fuster destaca el rostro de Olona, mirando a cámara, con el pelo recogido, que «evoca un aire clásico, casi taurino, apelando así directamente a su electorado». El verde de fondo es un guiño a la bandera andaluza, que se fusiona con imágenes de ciudadanos ondeando la bandera española con la idea de trasladar «aires ganadores».

Inmaculada Nieto (Por Andalucía)

El blanco del fondo y la vestimenta indican pureza, limpieza, señala el experto de Noverbal.es, que agrega que los brazos en bucle contra el cuerpo «muestran distancia y protección», lo que unido a que enseña más su rostro derecho y los nudillos de su mano, la aleja del público.

Fuster, que es miembro de la Asociación de Analistas Expertos en Comportamiento no Verbal (ACoNVe), también destaca el predominio del blanco, que se asocia a transparencia. Cree que la sonrisa de Nieto es amplia y bastante natural, pero el cuerpo ladeado y los brazos cruzados le restan fuerza.

Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía)

El fondo verde indica seguridad, esperanza y crecimiento, sostiene Javier Torregrosa, que resalta la seriedad de la imagen de Rodríguez -en un cartel que mira a su izquierda- «como evidenciando que no puede sonreír ante los problemas existentes en la sociedad» y de su análisis facial, que es una persona diligente.

En una imagen distinta analizada por Fuster, en la que la mira de frente, «el exceso cromático verde resulta contraproducente», pues puede generar un rechazo visual, y los ojos «ligeramente tensionados por el reflejo del sol, transmiten cierta incomodidad».

Juan Marín (Ciudadanos)

El blanco del fondo indica pureza. La mano derecha hace que se vean sus nudillos, lo que le dota de «más rudeza pero de menos apertura y cercanía», y la izquierda está escondida en un bolsillo, con lo que desaprovecha la oportunidad para mostrarse cercano, ha indicado Torregrosa, que añade: «La boca sonríe pero no sus ojos».

El cartel está «bien ensamblado» en torno a Andalucía, el eslogan de marca y el candidato. Marín es el político que más se muestra -en un plano de tres cuartos- y lo hace «proyectando relajación e informalidad», con una mano en el bolsillo y una pierna ligeramente adelantada, comenta Fuster, que destaca su mirada «directa» y su expresión facial «afable».

Fuente: María del Mar Domínguez (EFE).

Relacionados

spot_img

Colaboradores