jueves, diciembre 2, 2021

Los dos mossos que iban con Puigdemont cuando fue detenido serán juzgados a finales de mayo

El fiscal pide para los agentes 3 años de prisión y otros tantos de inhabilitación por un presunto delito de encubrimiento

La Audiencia Nacional comenzará a juzgar el próximo 24 de mayo a los dos mossos d’Esquadra que viajaban con el expresidente de la Generalidad de Cataluña Carles Puigdemont cuando fue detenido en Alemania el 25 de marzo de 2018, cinco meses después de huir de la Justicia española, que le investigaba en la causa del ‘procés’.

El tribunal ha fijado del 24 al 27 de mayo las sesiones del juicio que sentará en el banquillo a los dos policías, para quienes el fiscal pide 3 años de prisión y otros tantos de inhabilitación por un presunto delito de encubrimiento.

Los hechos se encuadran el 25 de marzo de 2018, cuando Puigdemont, que vivía en Bélgica y llevaba cinco meses huido de España, fue detenido en la ciudad alemana de Jegel después de que el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena reactivase la euroorden contra él en el marco de la causa que investigó el proceso independentista del Gobierno autonómico que encabezó.

Los dos mossos que le acompañaban serán juzgados por un delito de encubrimiento al considerar el juez que investigó los hechos que ambos tenían «pleno conocimiento» de la orden de detención de Puigdemont, al igual que el propio expresidente, y aún así y «pese a su condición de funcionarios de la Policía», le ayudaron a intentar sustraerse de la Justicia.

Puigdemont huyó del país el 30 de octubre y tres días después la Audiencia Nacional -tribunal que empezó a investigarle- emitió una euroorden contra él. Más tarde, el Tribunal Supremo asumió la causa y el juez Llarena retiró la orden y la reactivó meses después, el 23 de marzo.

El expresidente estaba entonces en Helsinki, donde había acudido a dar una conferencia en el marco de una gira destinada a internacionalizar el ‘procés’.

Días antes, el 19 de marzo, los dos mossos habían viajado en sus días de permiso a Waterloo (Bélgica), y el 23 una persona que no pudo ser identificada les pidió «que recogiesen a Puigdemont», por lo que salieron en coche hasta Estocolmo, donde se encontraron con él.

A los pocos kilómetros de cruzar la frontera de Dinamarca con Alemania fueron identificados por la Policía germana y Puigdemont fue detenido.

El expresidente no ha llegado a ser juzgado en la causa del ‘procés’, en la que han sido condenados nueve líderes soberanistas catalanes, seis de ellos a penas de entre 9 y 13 años de prisión por delitos de sedición y malversación.

Recientemente el juez Pablo Llarena ha consultado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre las posibilidades de emisión de una euroorden antes de decidir si mantiene, retira o emite una nueva contra Puigdemont, que perdió hace un mes su inmunidad como europarlamentario.

Artículos relacionados