jueves, mayo 23, 2024
jueves, mayo 23, 2024

Los bulos más extendidos sobre las elecciones de Estados Unidos

Las redes sociales se han hecho eco de numerosas acusaciones de fraude y ‘pucherazos’ en los comicios americanos

Las redes sociales tienen hoy en día un gran poder de difusión, para bien y para mal. Y precisamente una de sus facetas más peligrosas es la que tiene que ver con la propagación de bulos, que nos ha llevado a esta era de la posverdad en la que vivimos. Las elecciones en Estados Unidos del pasado martes no fueron una excepción. A continuación, repasamos algunas de las desinformaciones más extendidas y que apuntan a un fraude electoral en contra del todavía presidente, Donald Trump.

Más de 100.000 votos para Biden y ninguno para Trump

Uno de los rumores que más se han extendido ha sido el que señala que, durante el escrutinio en el estado de Michigan, el candidato demócrata, Joe Biden, sumó 138.339 votos de una tacada por ninguno del presidente Trump. La información se acompaña de capturas de pantalla, lo que otorga a la acusación una mayor sensación de credibilidad. Sin embargo, el cambio en el conteo de sufragios y la captura de pantalla no se corresponden con datos oficiales, sino con el seguimiento del escrutinio realizado por el portal ‘DecisionDeskHQ’, que cometió un error en la trascripción de los datos.

La captura errónea que se ha hecho viral.

El rumor fue compartido originalmente por Matt Mackowiak, columnista y consultor republicano, que fue el primero en borrar su publicación en Twitter y en disculparse en esta red social cuando se dio cuenta del error.

Más votos que personas registradas en Wisconsin

Otro de los bulos más extendidos en redes sociales como Twitter o Facebook ha consistido en afirmar que, en el estado de Wisconsin, en el cual empezó ganando Trump pero que acabó cayendo del lado de Biden, se habían emitido más sufragios que el número de personas registradas (en Estados Unidos, es obligatorio registrarse para poder votar). Sin embargo, según datos de la Comisión Electoral de Wisconsin, las personas registradas a fecha de 1 de noviembre eran 3.684.726, mientras que, acorde a los datos de la mañana de este viernes y con el 99% del voto escrutado, el número de sufragios contabilizados fue de 3.240.276. Hubo, por tanto, más de 440.000 personas que se registraron y que finalmente no fueron a votar.

El hombre fallecido en 1984 que votó en Michigan

Sin duda uno de los rumores más surrealistas que se han propagado por las redes es el de que un tal William Bradley, nacido en 1902 y fallecido en 1984, fue a votar el martes y que lo hizo por Joe Biden. La Secretaría de Estado de Michigan, sin embargo, ha aclarado que se trata de un error administrativo. Este tipo de equivocaciones no son inhabituales cuando dos ciudadanos, uno fallecido y otro no, tienen nombres similares. En este caso, se ha comprobado que existe otro William Bradley, nacido en 1959 y que todavía vive, que tiene su domicilio en la misma casa que el Bradley muerto en 1984. A todas luces, por tanto, parecen ser padre e hijo.

El supuesto vídeo que probaría el pucherazo demócrata

El actor mexicano Eduardo Verástegui, que en los últimos meses ha manifestado públicamente su apoyo a Trump y que incluso le ha visitado en la Casa Blanca, compartió en su cuenta de Twitter un vídeo en el que puede verse a una mujer introducir un puñado de votos en una urna. «¿Qué es esto?», escribió Verástegui en su mensaje, en una clara referencia a un posible fraude.

La realidad, no obstante, no puede ser más distinta y es que el vídeo se grabó en Rusia durante las elecciones presidenciales de 2018.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=GyPIXD_UCD8[/embedyt]

 

Las mentiras de Trump

Pero no todos los bulos han sido iniciados por oscuros perfiles en redes sociales. El propio presidente, Donald Trump, en su afán por aferrarse a sus posibilidades de victoria, también ha denunciado supuestas irregularidades que se han demostrado falsas.

Por ejemplo, el magnate afirmó que «en Pensilvania, partidarios de los demócratas han permitido que el estado reciba papeletas hasta tres días después del día de las elecciones, y que las están contando sin matasellos o identificación de ninguna clase». En realidad, no han sido los demócratas quienes han permitido esto, sino que fue una decisión del Tribunal Supremo de Pensilvania. El Tribunal Supremo de Estados Unidos, de mayoría conservadora, revisó el caso y no se opuso a la resolución de la corte estatal.

Otro infundio sembrado por el presidente fue el de acusar a los demócratas de dirigir el aparato electoral en Georgia, un estado que resulta clave en los cálculos de Trump para poder revalidar su mandato. En realidad, los comicios en Georgia están supervisados por un republicano, el secretario de estado de ese territorio, Brad Raffensperger.

Relacionados

spot_img

Colaboradores