sábado, octubre 23, 2021

Lo volveremos a hacer

“El delito de sedición no es, desde luego, la respuesta del Estado a los excesos e de los derechos de reunión y manifestación. Lo que el hecho probado de nuestra sentencia declara –por más que lecturas parciales e interesadas reiteren lo contrario- no es identificable con el simple desbordamiento de los límites del orden público. Antes al contrario, lo que describe el juicio histórico es un ataque a la paz pública y a la observancia de las leyes y resoluciones judiciales como fundamento de la convivencia en el marco constitucional.”

“Todas las resoluciones de esta Sala han sido avaladas por el Tribunal Constitucional, que ha descartado la vulneración de derechos fundamentales que se denuncia.” 

“El delito de sedición por el que se ha formulado condena –se aduce- representa un precepto trasnochado y sin equivalente en el derecho comparado.” 

 Del delito de sedición castigado en el artículo 544 del CP- precepto redactado por el legislador democrático en la reforma de 1995, …, no puede ser el resultado de la comparación semántica de esta figura con tipos vigentes en sistemas extranjeros.” 

“El sistema norteamericano reserva esta denominación para la forma más grave de atentado contra el Gobierno de los EEUU…”

“En Alemania se castiga con pena de prisión perpetua o de prisión de al menos 10 años al que con fuerza o amenaza de fuerza emprenda acción para a) socavar la existencia continuada de la República Federal de Alemania; o b) para cambiar el orden constitucional…”

“En Francia el CP castiga con penas de especial gravedad –que puede llegar a cadena perpetua para los dirigentes del movimiento insurreccional- los ataques a los intereses fundamentales de la nación, entendiendo por tal su independencia, la integridad de su territorio, su seguridad y la forma republicana de sus instituciones”. 

“Al margen incluso de cualquier género de violencia y con idéntica equiparación entre el delito consumado y el intentado, el artículo 308 del CP portugués, castiga como delito de traición …. a quien, con abuso de funciones soberanas, intenta separar de la patria una parte del territorio portugués.”

“Por si fuera poco, en relación con los penados que también fueron condenados por un delito de malversación de caudales público, es más que evidente que en cualquier sistema penal democrático, la aplicación de fondos públicos a fines ilícitos, mediante actos expresivos de la deslealtad den el manejo de caudales públicos, constituye un delito al que se asocian graves penas privativas de libertad.”

“Esta Sala no puede hacer constar en su informe la más mínima prueba o el más débil indicio de arrepentimiento”. 

“La constatación del fracaso de los fines de prevención especial, apreciable sin necesidad de mayores esfuerzos argumentales, obliga a rechazar el indulto solicitado a favor de los condenados.”

Por cuanto antecede, la Sala INFORMA NEGATIVAMENTE la conexión de cualquier forma de indulto- total o parcial- a los condenados en la sentencia 459/2019, 14 de octubre, dictada en la causa especial núm. 20907/2017.”

Estos son algunos de los  párrafos del informe con el que el Tribunal Supremo  rechaza los indultos  que Pedro Sánchez tiene intención de conceder  a los delincuentes condenados por sedición y malversación de caudales públicos. Como dijimos en la concentración que Unión 78 convocó en Colón el pasado domingo 13J, la concesión de tales indultos representaría un grave atentado contra la democracia, perpetrado en este caso por el propio Gobierno de España. Lo dice la ley, lo informan los fiscales, lo ha reiterado el Tribunal sentenciador: sin solicitud y arrepentimiento, no cabe indulto, ni total ni parcial.

Es tan evidente como vergonzoso comprobar que Sánchez ha puesto la justicia en venta y la usa como medio de pago para mantenerse un par de años más en el poder. Pero no contento con anunciar que pretende amnistiar de forma encubierta al golpismo catalán y premiar a los delincuentes que llevaron a cabo el acto de sedición, Sánchez ha insultado a los demócratas de todo credo o condición ideológica al llamar “venganza” a la sentencia judicial y “revancha” a la ley. 

Como dijimos en Colón, no vamos a consentir que las libertades de todos los españoles, nuestra Constitución y nuestra Nación se entreguen como pago a unos delincuentes. Los españoles reclamamos justicia, justicia igual para todos. 

Y a quienes nos reprochan que nos opongamos a la decisión del Gobierno apelando a que este tiene facultades para indultar debemos  recordarles que el Gobierno tiene la potestad  de indultar de forma discrecional,  pero no lo puede hacer de forma arbitraria.  Las consecuencias políticas de una decisión del Gobierno que desprecie y contravenga los informes de la Fiscalía y del Supremo para dejar sin efecto una sentencia firme dictada por el Tribunal Supremo son de una enorme gravedad en términos políticos y tendrá  consecuencias penales pues, como sugiere el informe del TS, Sánchez estará prevaricando. 

Los conflictos políticos, normales en una sociedad democrática, no se resuelven legitimando a quienes quieren romper la convivencia entre los ciudadanos saltándose la ley para imponer su voluntad. En democracia los conflictos políticos se resuelven aplicando la ley, toda la ley y nada más que la ley. No hay atajos para imponer ningún proyecto ideológico al margen de la ley, porque fuera de la ley no cabe ni “concordia” ni “punto de encuentro”, solo tiranía o la ley del más fuerte. En palabras de Fernando Savater, “querer concordia es querer fuera de la ley a quienes siembran discordia…”.  O sea, la concordia empieza por respetar la ley; quien decide saltársela para conseguir sus objetivos no tiene un problema político sino penal. Y quien protege a los delincuentes y insulta a quienes exigen que se cumpla la ley y  se respeten las sentencias de los tribunales se convierte es cómplice del delito. 

Lo diré una vez más: si en estas condiciones el Gobierno indulta a los delincuentes estará violando la Constitución. Pedro Sánchez  ha de saber que  los españoles que supimos estar unidos para hacer la Transición y construir la democracia permaneceremos unidos para protegernos frente un gobernante sin escrúpulos y borracho de ambición de poder que ha demostrado estar dispuesto a tirar por la borda lo logrado con el sacrificio de varias generaciones de españoles. Sepa Sánchez que los españoles no permitiremos que nos roben ni el dinero público, ni la Nación común ni los derechos de ciudadanía. 

Si, saldremos a la calle cuantas veces sea necesario para defender la democracia.  Si, lo volveremos a hacer.

Artículos relacionados