domingo, mayo 19, 2024
domingo, mayo 19, 2024

Laura Borràs adjudicó 18 contratos a dedo de la ILC, según el propio beneficiario

La líder de Junts le daba instrucciones sobre cómo llevar a cabo las gestiones para sortear la ley beneficiarse de los contratos

Isaías H., beneficiario de los contratos de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), ha admitido que la presidenta suspendida del Parlament, Laura Borràs, acordó con él fraccionar proyectos y adjudicárselos a dedo y le indicó cómo hacer «presupuestos comparsa» para dar apariencia de legalidad.

Isaías H., para quien la Fiscalía pide seis años de cárcel por beneficiarse del supuesto fraccionamiento de contratos de la ILC, ha reconocido este lunes ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) los correos que intercambió con Borràs, en los que, ha precisado, la líder de Junts le daba instrucciones sobre cómo llevar a cabo las gestiones para beneficiarse de los contratos.

A la misma pena se enfrenta la presidenta de Borràs, quien se sienta en el banquillo acusada de los delitos de prevaricación y falsedad documental por adjudicar presuntamente 18 contratos a dedo a Isaías H. entre los años 2013 y 2017, cuando presidía la ILC.

El acusado, quien ha negociado con Fiscalía un pacto para incriminar a Borràs a cambio de una rebaja de condena, ha explicado al tribunal que para optar a los contratos de la ILC presentaba tres presupuestos, uno de los cuales «sabía que se aceptaría», mientras los otros dos eran «comparsas» para simular concurrencia pública.

Y es que, señala el Ministerio Público en su escrito de acusación, el protocolo de la Generalitat establecía que en los contratos menores de cuantía superior a 3.000 euros había que adjuntar documentación justificativa de tres presupuestos, de los que debía escogerse al más ventajoso, y que no todas las adjudicaciones debían concederse al mismo proveedor. Isaías H. ha añadido que siguió las indicaciones de la líder de Junts, que llegó a concretarle las empresas a cuyo nombre tenía que presentar las ofertas a la ILC, que iban acompañadas de la expresión «ok» para distinguir el presupuesto que finalmente iba a resultar adjudicatario de los contratos.

Partición de contratos

Según ha concretado Isaías H., quien se ha negado a contestar a las preguntas de la defensa de Borràs, ya en enero de 2013 la acusada le encargó la creación del portal web de la ILC y su mantenimiento posterior, un proyecto que superaba los 18.000 euros a partir de los cuales la ley exige un concurso público para su adjudicación. Por ese motivo, ha reconocido, ambos se pusieron de acuerdo para «dividir» el proyecto en distintos contratos menores, con importe inferior a 18.000 euros, para facilitar que él siempre fuera el adjudicatario de los mismos.

Para simular concurrencia pública en la adjudicación de los contratos que la ILC le adjudicaba, Isaías H. presentaba tres presupuestos a nombre de distintas sociedades, dos de ellos «comparsa, que ya se sabía que no se aceptarían», una simulación de la que, ha apostillado, Borràs estaba al corriente.

En ese sentido, Isaías H. ha reconocido que el tercer acusado Andreu P., quien afronta tres años de cárcel, se prestó a presentar presupuestos a su nombre, aunque una vez resultaba adjudicatario de los contratos le reintegraba las sumas que había percibido.

El acusado ha reconocido los correos electrónicos que intercambió con Borràs sobre las supuestas adjudicaciones a dedo, uno de los principales indicios que incriminan a la presidenta de Junts y cuya defensa ha tratado, por el momento sin éxito, de que fueran anulados por el tribunal, al sembrar dudas sobre su cadena de custodia.

«Trapicheos y marrones»

En uno de esos correos, ha confesado Isaías H. ante la sala, manifestaba a Borràs su «inquietud» por el hecho de que un funcionario de la ILC «no estaba de acuerdo del todo con la manera» con que se estaban gestionando las facturas y que se sentía «incómodo e cómo estaba yendo todo».

También ha admitido que el 6 de noviembre de 2017, cuando tenía el teléfono intervenido, mantuvo una conversación con un amigo en el que, en un contexto «coloquial» le comentó que, ante la activación del 155, temía que una comisión económica «empezara a mirar» los gastos y empezaran a salir «marrones». «Yo tengo una de marrones, buff; hombre, claro, porque yo con la Borràs, con la jefa, yo facturo con la cooperativa, yo facturo unos ‘trapis’ por allí», aseguró entonces Isaías H., «yo tengo que hacer un presupuesto bueno y, o sea, tengo que hacer dos presupuestos buenos y cuatro no buenos; lo peor es si la Borràs deja de ser directora». Al ser preguntado por la Fiscalía por si con las expresiones «trapis» y «marrones» se refería a los concursos bajo sospecha objeto de este juicio en el TSJC, Isaías H. ha sido tajante: «Está claro».

Fuente: EFE.

Relacionados

spot_img

Colaboradores