sábado, diciembre 3, 2022
sábado, diciembre 3, 2022

Las previsiones apuntan a que el consumo de gas en Europa sufrirá un descenso récord del 10% en 2022

El bajón en el uso de este recurso viene marcado por los cortes de suministro rusos y por las políticas de contracción de la demanda

La demanda de gas en Europa va a sufrir un bajón récord del 10% este año debido a la escalada de precios, con el progresivo cierre del grifo de las exportaciones rusas y las políticas de contracción de la demanda para evitar cortes de suministro este invierno.

Este es el panorama que describe la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en su informe trimestral sobre el mercado del gas en el que, reconociendo un alto grado de incertidumbre, revisa a la baja sus propias previsiones y estima que en 2023 la demanda en Europa volverá a disminuir un 4% más.

De entrada, la reducción esperada para 2022 en el Viejo Continente, que supone un recorte de 54.000 millones de metros cúbicos, conducirá a un descenso del 0,8% a escala global porque los precios históricamente altos están produciendo efectos en todo el mundo.

Durante los ocho primeros meses de este ejercicio Europa ha absorbido un 10% menos de gas que en el mismo periodo de 2021 debido a fuertes contracciones en los sectores residencial y comercial (-12%) y más todavía en los usos industriales (-15%).

Para la generación de electricidad, sin embargo, se ha estado quemando gas prácticamente al mismo nivel de 2021 porque la sequía ha recortado la producción de las centrales hidroeléctricas en los países del sur de Europa y se está teniendo que compensar el parón durante meses de más de la mitad del parque de reactores nucleares en Francia por labores de mantenimiento o defectos detectados.

Fuente: EFE.

Relacionados

spot_img

Colaboradores