martes, febrero 27, 2024
martes, febrero 27, 2024

Las políticas familiares de la Hungría de Orbán, ¿solución al problema demográfico?

La familia parece haber perdido importancia durante las dos últimas décadas en el mundo occidental. La razón más relevante a la hora de explicar dicha pérdida tiene que ver con la consagración de la ideología progresista en la mayoría de países europeos. La consecuencia más evidente de todo lo anterior es la crisis demográfica que vive nuestro continente.

Ante la problemática europea de la demografía se abren varias vertientes, una de ellas, es la inmigración. Scholz, canciller alemán, ha afirmado en reiteradas ocasiones como la inmigración en Alemania podría solucionar el problema demográfico, de hecho, el gobierno alemán prevé que 2 millones de inmigrantes obtengan la nacionalidad alemana en este 2023. Asimismo, el nuevo ministro de trabajo alemán ha afirmado que se suavizará la ley migratoria para atraer hasta 400.000 inmigrantes extracomunitarios. Varios titulares de los principales periódicos españoles también afirmaban la vehemente necesidad de atraer inmigrantes para solventar el problema demográfico, un ejemplo de El País: «España necesita siete millones de inmigrantes en tres décadas para mantener la prosperidad».

El grupo Visegrado, y concretamente en Hungría ha optado por una solución totalmente distinta. Desde la entrada del Fidesz (partido de Orbán) en el gobierno en el 2010, la familia ha sido una de las grandes prioridades. Al tomar el poder, Hungría poseía una tasa de fertilidad del 1,25%, con 3,6 matrimonios y 40.000 abortos reportados al año. En el año 2011, se aprobó la Ley Fundamental para defender la familia, el matrimonio y la vida humana. Esta ley incluía ciertos elementos que contribuían (y contribuyen) a la protección de la familia. La ley señala que la vida del feto está protegida desde el momento de la concepción; también, que Hungría protegerá la institución del matrimonio entendiendo el mismo como la unión de un hombre y una mujer.

En primer lugar, Hungría destina el 6,1% del PIB a proteger y promocionar la familia, cosa que ningún otro país de la UE ha hecho. En segundo lugar, incentiva a los húngaros para aumentar la natalidad y que tener hijos no sea un problema para los matrimonios jóvenes. Todo lo anterior, se traduce en el Plan de Acción para la Protección de la Familia. A través de dicho programa, se facilita el acceso a los matrimonios a un préstamo de 30.000€ sin intereses. Gracias al programa y en función del número de hijos que se tengan, el programa se gestiona de la siguiente manera: si se tienen dos hijos, se debe devolver un tercio; con 3 hijos o más, no hay necesidad de devolver el crédito. Asimismo, las familias con 3 o más hijos tendrán acceso a 7.000 euros para la adquisición de un coche de 7 plazas. Gracias a estos instrumentos legales, más de 200.000 familias húngaras han salido beneficiadas.

¿Qué requisitos hay que cumplir para acceder a estas ayudas? En primer lugar, la familia debe estar casada (y para al menos uno de los dos debe ser el primer matrimonio). En segundo lugar, la esposa debe de tener entre 18 y 40 años. En tercer y último lugar, al menos uno de los dos debe de tener un mínimo cotizado de 148 días en Hungría.

Esta y otras medidas, unidas a un gran progreso económico han provocado que Hungría pueda revertir los números del 2010. El país se ha convertido en un ejemplo a seguir para muchas de las naciones europeas. ¿Qué datos muestra Hungría en la actualidad? Unos 20.000 abortos reportados, un aumento de la tasa de fertilidad con 1,57 hijos y 5,2% matrimonios por cada mil habitantes. Esto significa que la tasa de fertilidad entre 2010 y 2020 aumentó un 24% y los matrimonios en esa década se duplicaron.

Desde 2021, también se han tomado otras medidas dirigidas a aumentar la natalidad y que más jóvenes se queden en su país natal. En 2021, se aprobó que los menores de 25 años en Hungría no pagarán IRPF, por cierto, Hungría tiene uno de los IRPF más bajos de la UE, un 15% tipo único. Además, a finales de 2022 se aprobó que las mujeres de menos de 30 años con hijos quedarán exentas de pagar el IRPF desde 2023, así lo anunciaba Judit Varga,  la ministra de justicia húngara. Esta última medida, beneficiará a unas 55.000 mujeres, según informó el medio Napi.hu.

¿Qué pasa con el aborto?

La ley del aborto está vigente desde 1992. Bajo esta ley se permite un aborto hasta las 12 semanas. Sin embargo, ha habido varias modificaciones para poder hacer un aborto, en 2022, Hungría sacó una ley en que si una madre quiere realizar un aborto, primero deberá escuchar el latido del bebé, además de que la madre será asesorada durante 3 días sobre lo que puede conllevar un aborto. Asimismo, las madres que no quieran finalmente realizar un aborto tendrán asesoría psicológica.

La gestión del gobierno de Orbán no acaba aquí. Su objetivo es llevar la tasa de natalidad hasta el 2,1% en el año 2030.  La actual presidenta de Hungría y exministra de familia, Katalin Novák destaca lo siguiente: “Nosotros tenemos una cultura y unos valores cristianos a los que no vamos a renunciar. No consideramos la inmigración ilegal como la herramienta para solucionar la crisis demográfica. Nosotros pensamos y vemos que el futuro está en nuestros hijos. Eso significa que nos gustaría empoderar a los jóvenes húngaros para que puedan tener todos los hijos que deseen”.

Relacionados

spot_img

Colaboradores