sábado, enero 28, 2023
sábado, enero 28, 2023

Las afganas se examinan para acceder a la universidad bajo el férreo control de los talibanes

Los talibanes han mantenido la prohibición a la educación secundaria femenina desde que llegaron al poder hace más de un año

Las estudiantes de Kabul se examinan este jueves en la prueba de acceso a la universidad, la primera bajo el Gobierno interino de los talibanes y tras celebrarse en el resto de Afganistán, a pesar de que los fundamentalistas prohibieron la educación secundaria femenina y se les vetó algunas carreras.

Las pruebas se celebran marcadas por el atentado suicida contra un centro educativo situado en un área de la discriminada minoría chií hazara en Kabul hace dos semanas, en el que murieron 53 personas y 110 resultaron heridas, en su mayor parte niñas y mujeres jóvenes que se preparaban para este examen.

Estudiar a pesar de las heridas

Suhaila Hesar, de 17 años, sigue recuperándose de las graves heridas que sufrió en el atentado suicida, pero su voluntad por estudiar ciencias políticas no flaquea. «A pesar de una operación en la cabeza por la metralla, he continuado preparándome para el examen y no me he permitido descansar, no había mucho tiempo para prepararse. He estudiado duro», explicó a EFE días antes de que se celebraran las pruebas.

Masooma Ghafari, de 19 años y también herida en el atentado, expresó la misma determinación. «Tengo que estudiar y soportar el dolor tomando varias medicinas, quiero calificarme para Ingeniería», dijo con el dolor de haber perdido a decenas de compañeros de estudios en el ataque suicida.

«Es muy duro haber perdido a mis amigos, lloro cada vez que me acuerdo de ellos y de los sueños que tenían en sus carreras», afirmó, «pero no me voy a dar por vencida, soy más fuerte que antes y quiero convertir sus sueños y deseos en realidad».

La clase, con cientos de alumnos, estaba dividida en dos, segregada por sexos. Dos puertas llevaban a la zona masculina, otra a la femenina. Los alumnos escucharon primero un tiroteo, pero no le dieron demasiada importancia hasta que se percataron que había un atacante en el centro y acababa de matar a dos guardias. «Los estudiantes empezaron a gritar y correr, y de repente el hombre armado entró en la clase por la puerta de las chicas (…) y se inmoló entre las estudiantes», explicó un testigo.

La habitación de Nargis Mohammadi, una de las estudiantes asesinadas en el atentado, ha sido decorada por sus familiares con sus certificados de estudios, libros y fotografías. «Estudiaba mucho, quería ser profesora y estudiar en la universidad de Medicina de Kabul. No recuerdo que fuese a fiestas o reuniones familiares, se centraba en sus estudios», recordó su padre, Sakhi Dad Mohammadi Nargis Mohammadi.

Restricciones a los estudiantes

Kabul celebra este jueves el examen, compuesto normalmente de unas 160 preguntas con una puntuación máxima de 360 puntos. En el resto de provincias afganas la prueba tuvo lugar la semana pasada.

Arzo, una estudiante de la provincia oriental de Laghman, explicó que los talibanes limitan las opciones de las estudiantes a la hora de escoger una carrera. «No pude elegir mi facultad de periodismo preferida, había sido eliminada de la lista de universidades y solo figuraba la facultad de educación», lamentó , dolida por ver truncado su sueño de convertirse en una periodista de investigación tras doce años de estudios.

Un miembro de la Autoridad Nacional de Exámenes afgana, que pidió el anonimato, explicó que algunas facultades han decidido presentar la oferta completa de estudios solo a los varones y limitarla a las jóvenes. «Algunas facultades no tienen margen para estudiantes mujeres, así que han eliminado la opción», explicó la fuente, que también precisó que las jóvenes también ven limitadas sus opciones a universidades de la misma región.

Los talibanes afirmaron, por su parte, que no han impuesto restricciones a la selección de materias. «Quizá algunas universidades han señalado a las jóvenes que no elijan ciertas facultades por falta de alumnas», dijo la semana pasada en una rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Educación Superior, Ahmad Taqi, «pero no hay ninguna restricción por parte del Ministerio».

Menos estudiantes

Los talibanes han mantenido la prohibición a la educación secundaria femenina desde que llegaron al poder hace más de un año, a pesar de las quejas en el país y de la comunidad internacional.

Mientras que los estudiantes varones sí han podido completar sus estudios secundarios este año, las afganas que se examinan este año proceden de cursos anteriores a la llegada de los talibanes y su número también es menor que en otras ediciones. «Como miembro del comité de exámenes en tres provincias, está claro que hay una mayor ausencia de estudiantes (mujeres)», explicó el miembro de la Autoridad Nacional de Exámenes.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores