jueves, febrero 2, 2023
jueves, febrero 2, 2023

La UE paga un 89% más por la energía rusa desde la invasión de Ucrania, a pesar de recibir un 15% menos

«Europa no ha sancionado el gas ruso, es Rusia la que nos está sancionado», resume un experto

Los precios de la energía en Europa se han disparado desde la invasión de Rusia sobre Ucrania de la que este miércoles se cumplen seis meses, de forma que Moscú ingresa ahora un 89% más dinero que hace un año por exportar hidrocarburos en la Unión Europea, pese a venderle un 15% menos de combustible.

El bloque comunitario gasta actualmente unos 13.916 millones de euros al mes en comprar carbón, petróleo y gas a Moscú, frente a los 7.330 millones de media mensual que pagaba hace un año, cuando los precios empezaban ya a dispararse por el aumento de la demanda con la recuperación económica tras la pandemia. Según el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio, la UE ha pagado a Moscú 85.000 millones de euros por carbón, petróleo y gas desde que las tropas rusas entraron en Ucrania el pasado 24 de febrero, cerca de los 102.000 millones de euros que el bloque comunitario pagó a Moscú en todo 2021.

Esta fuente de ingresos para el Kremlin, unida a la caída de las importaciones por las sanciones internacionales, ha más que triplicado el superávit por cuenta corriente de Rusia entre enero y julio de este año para alcanzar una cifra de 166.600 millones de dólares, según los datos del Banco Central de Rusia.

El gas natural licuado, una alternativa más cara

En su estrategia para garantizarse el suministro y protegerse ante la posibilidad de que Vladímir Putin cierre completamente el grifo del gas en invierno, los Veintisiete han llenado ya sus depósitos al 77,74% y se han comprometido a reducir el consumo en un 15% para afrontar la inminente temporada de frío.

La UE también está sustituyendo el combustible que fluía por gasoductos rusos por gas natural licuado (GNL) que transportan barcos desde Qatar, Egipto o Estados Unidos. Sólo este último país exportó 57 mil millones de metros cúbicos (bcm) a la UE en la primera mitad del 2022, frente a los 34 bcm de todo el 2021.

Pero el GNL es un producto caro respecto al gas de tubería. Además, desde el inicio de la guerra el euro se ha depreciado frente al dólar hasta su mínimo en 20 años, lo que encarece aún más la factura. En abril de 2008, un euro se cambiaba por 1,59 dólares y ahora se paga a 0,99.

Según comenta el analista sénior del centro de estudios Bruegel Georg Zachmann, la UE podrá «superar el próximo invierno aunque Rusia corte el suministro, pero las implicaciones en el precio serán bastante drásticas». «Seguirá costándonos caro, pero ya no se planteará la pregunta de cómo lo conseguiremos», dijo el pasado fin de semana el canciller de Alemania, Olaf Scholz, que espera que a finales de 2023 entren en funcionamiento los primeros puertos germanos de GNL.

«Es Rusia la que está sancionado a la UE»

La UE ha aprobado sanciones contra Moscú en muchos frentes económicos y la Comisión Europea defiende que sus efectos deben valorarse en el largo plazo, pues aumentarán con el tiempo. La prohibición de importar carbón ruso en la UE, aprobada el pasado abril, sólo se aplica desde el 11 de agosto y el veto al petróleo -con ciertas excepciones- lo hará a partir de enero de 2023.

Al efecto que puedan generar esas sanciones habrá que sumar también la caída en las compras de gas a largo plazo. Al cierre de junio, el flujo había caído un 30% respecto a la media del período 2016-2021, según datos del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea.

Esto supone, de acuerdo con los datos compartidos recientemente por el jefe de la diplomacia europea, que el gas ruso representa ahora el 20% del consumo total en la UE, frente al 40% previo a la agresión militar sobre Ucrania.

«Europa no ha sancionado el gas ruso, es Rusia la que nos está sancionado», resume Zachmann.

Fuente: Antonio Suárez-Bustamante y Javier Albisu (EFE).

Relacionados

spot_img

Colaboradores