martes, diciembre 6, 2022
martes, diciembre 6, 2022

La salud de Suu Kyi empeora en prisión: numerosas picaduras y aceleramiento en su ritmo cardíaco

Suu Kyi ha sido condenada a 20 años de prisión en varios procesos celebrados a puerta cerrada en un tribunal especial creado por la junta militar que gobierna el país

La derrocada líder de Myanmar y premio nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, sufre problemas de salud que han surgido desde que fuera encarcelada en junio en una prisión de Naipyidó bajo el régimen de aislamiento, apunta su entorno.

La política, de 77 años, padece desde un aceleramiento en su ritmo cardíaco hasta la manifestación de bultos por las picaduras de insectos dentro de su celda, apuntan al diario The Irrawaddy fuentes cercanas a Suu Kyi.

Según estas, la depuesta consejera de Estado se sometió a un chequeo médico en septiembre después de que comenzaran los problemas de salud.

Suu Kyi ha sido hasta ahora condenada a un total de 20 años de prisión en varios procesos celebrados a puerta cerrada en un tribunal especial creado por la junta militar que gobierna el país tras derrocar al gobierno electo de la premio nobel el 1 de febrero de 2021.

En junio, la junta militar trasladó a Suu Kyi, que gozaba de buena salud antes del golpe, a la prisión de la capital, donde todavía es juzgada por varios supuestos delitos, tras pasar varios meses bajo arresto domiciliario.

En el penal, la política se encuentra recluida en una estancia apartada de otras reclusas y donde, según su entorno, vive desprotegida de las inclemencias del tiempo y no recibe la comida que necesita.

Suu Kyi, hija del héroe de la independencia en Myanmar, Aung San, y un icono de la lucha por la democracia en el país, ya vivió más de 15 años bajo arresto domiciliario y varios meses en prisión durante la extinta junta militar (1962-2011).

El golpe militar ha sumido Myanmar en una profunda crisis política, social y económica y ha abierto una espiral de violencia con nuevas milicias civiles que han exacerbado la guerra de guerrillas que vive el país desde hace décadas.

Al menos 2.273 personas han muerto a raíz de la brutal represión ejercida por policías y soldados, que han llegado a disparar a matar contra manifestantes pacíficos y desarmados, según los datos recabados por la ONG birmana Asociación para la Asistencia de Presos Políticos.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores