lunes, abril 19, 2021

(VÍDEO) La petición de Abascal que pondría a Vox «por detrás en intención de voto» pero que sería «buena para España»

El líder de la formación verde ha analizado el estado de la derecha española tras las elecciones en Cataluña

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha pedido este jueves la fusión del Partido Popular y Ciudadanos en una misma marca electoral, tras los malos resultados de ambos en las elecciones catalanas del pasado domingo.

En una entrevista con Federico Jiménez Losantos en Esradio, Abascal ha defendido que «no hay ninguna diferencia programática» entre las formaciones que lideran Pablo Casado e Inés Arrimadas, a diferencia de Vox que sí aporta distinciones «claras».

«No encuentro ahora mismo los motivos para que no haya una mayor colaboración entre ellos», ha señalado el líder del partido verde, «salvo [razones] de carácter personal». «Creo que las pequeñas ambiciones personales, que espero que se superen, pueden estar detrás de las dificultades que se encuentran para una operación de esa naturaleza», ha reafirmado Abascal.

Además, el presidente de Vox ha subrayado que es consciente de que esa fusión puede perjudicar a su partido colocándoles «por detrás en intención de voto, en un momento en que Vox está creciendo y podría ser muy pronto la primera fuerza de la alternativa a este Gobierno criminal».

«Creo que una operación de esa naturaleza nos dificultaría eso, pero entiendo que es bueno para España y no la pulverización de los mismos programas en distintas marcas», ha insistido el líder de Vox.

Preguntado por la decisión del PP de abandonar su sede de Génova y por si valora la posibilidad de comprarla y hacer de ella el cuartel general de Vox, Abascal ha negado que esté en sus planes y ha añadido que asiste «con preocupación» a estos acontecimientos.

De hecho, Abascal ha afirmado que no le gustó «nada» el mensaje que Ciudadanos publicó en sus redes sociales «riéndose» del cambio de sede del Partido Popular. «No me gustó, nosotros no hemos dicho nada. En tiempos de zozobra, no hacer mudanza», ha remachado.

Sí ha apuntado a que el PP ha tratado de presentar la marcha de su sede de Génova como «una operación política, estratégica o programática» cuando no es más que «un puñetero símbolo».

- Publicidad -

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado