domingo, agosto 7, 2022

La OTSC, la OTAN rusa

La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, OTSC por sus siglas, es una de las organizaciones más importantes del mundo, nacida dentro del órgano de la Comunidad de Estados Independientes, organización supranacional heredera de la Unión Soviética y cuyo estado líder es Rusia.

El tratado que daba inicio a la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva se firmó en 1992 en el marco de estabilización de los países tras la URSS y dentro de una serie de conflictos regionales que implicaban a varios países de la extinta Unión Soviética, especialmente en el Cáucaso, una región ensangrentada en una multiplicidad de conflictos interétnicos.

Los objetivos de la OTSC son crear una fuerza conjunta que coordine a una serie de estados en materia de inteligencia para la lucha contra el terrorismo dentro de las fronteras de los estados miembros, la coordinación de elementos policiales y de información para la lucha contra el crimen organizado (mafias, drogas, tráfico humano, minería ilegal, tráfico de armas, etc) y sobre inteligencia tecnológica y ciberseguridad. Esta organización supranacional, con capacidad de actuar, tiene en estos estados los garantes de su propia legitimidad y marco geográfico de actuación.

En el año 2009 se aprobó la Fuerza Colectiva de Acción Rápida, una nueva cláusula del tratado por el cual la OTSC se reservaba el derecho de movilizar tropas para la defensa de los estados miembros en caso de ser atacados por otros países o sufrir movimientos de insurgencia interna. Esta última cláusula sería la invocada para el despliegue de tropas en enero de 2022 en Kazajistán para acabar con las protestas internas en el país que acabaron desembocando en altercados e insurgencia grave en ciertas regiones, pero al mismo tiempo también se usó esta cláusula para desplegar tropas de paz junto con Turquía en las regiones de Nagorno Karabaj tras la guerra de 2020.

La KSOR (nombre de la Task Force de la OTSC) está compuesta por las siguientes unidades:

Rusia

-98th Guards Airborne Division (Ivanovo);

-31st Guards Air Assault Brigade (Ulyanovsk);

Kazajistán

–37th Separate Air Assault Brigade (Taldykorgan);

-Marine forces battalion;

Bielorrusia

–103rd Guards Airborne Division (Vitebsk);

Armenia

–Infantry battalion;

Kirguistán

–Infantry battalion;

Tayikistán

-Infantry battalion.

La OTSC, al ser un elemento que forma parte del complejo de la Comunidad de Estados Independientes, realiza labores de coordinación con otras organizaciones internacionales y participa en foros internacionales como la ONU, organización de la cual la OTSC forma parte, bajo mandato, como fuerza de paz que podría desplegarse en caso de ser requerida su presencia por parte de Naciones Unidas, como el citado caso de Nagorno Karabaj en 2020.

Sin embargo, ha participado como miembro en la Organización de Cooperación de Shanghái cuando se reunieron en Dusambé (Tayikistán) en 2007 para la lucha contra el crimen organizado. A pesar de los intentos de la OTSC para acercarse a la OTAN, la Organización del Tratado del Atlántico Norte ve a la organización rusa como un peligro para sus intereses y una copia rival, por lo que no existen relaciones oficiales entre ambas estructuras.

Sin embargo, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva no ha sido un camino de rosas, ya que se ha visto implicada en varios problemas.

En primer lugar, no logró su objetivo de retener los territorios del Pacto de Varsovia ni de la URSS, ya que países como Estonia, Letonia, Lituania y Ucrania no han formado parte del mismo y tanto Georgia como Azerbaiyán y Uzbekistán abandonaron la organización en 1999, aunque Uzbekistán volvió en 2006 sólo para irse en 2012 de nuevo.

La OTSC ha visto también, con preocupación, el crecimiento de organizaciones turcas en el centro de Asia, especialmente el TÜRKSOY y el Turk Kenesi, sin contar con el avance de Estados Unidos en Georgia.

La OTSC ha vivido hasta ahora tres grandes crisis:

  • La primera, en 2008, cuando, tras los denodados esfuerzos de Georgia de volver a reintegrar a su territorio nacional las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur, se provocó una guerra que enfrentó a Rusia con Georgia y acabó con una victoria rusa y el reconocimiento por parte de Moscú de estas dos repúblicas separatistas. Esto trajo como consecuencia una crisis con Bielorrusia tras el intento de Rusia de pagar 500 millones a Lukashenko para que reconociera ambos estados.
  • Otra grave crisis fue la incapacidad de la OTSC de prevenir y evitar la caída del presidente de Kirguistán, Kurmanbek Bakiyev, que hizo que Lukashenko criticara la inoperatividad de la organización y su eventual desaparición poco tiempo después.
  • La guerra de Nagorno Karabaj ha hecho que Rusia haya enviado tropas de paz a la República de Artsaj, aunque el presidente Pashinián pidió la intervención de la OTSC. Pero no pudo intervenir, ya que Artsaj es considerada parte integral de Azerbaiyán, un estado no miembro, por lo que las tropas de la OTSC tienen vedada su participación en el conflicto salvo en el caso de que se ataque territorio soberano de Armenia, estado miembro de la OTSC. Por otro lado, en esta guerra de Nagorno Karabaj, existe división interna entre los países miembros (especialmente Kirguistán y Kazajistán) sobre la intervención en el conflicto, ya que estos países apoyan a Azerbaiyán. De hecho, cazas uzbekos han estado en Bakú.

En la estructura de la OTSC durante la actual guerra de Ucrania no se han dado movimientos militares de ningún tipo. Esta operación está siendo llevada a cabo de forma unilateral por parte de Rusia y no cuenta con la participación de esta organización de seguridad colectiva, aunque otros estados integrantes como Bielorrusia hayan sido muy proactivos en este conflicto. Pero todo ello motu proprio y no de forma coordinada a través de la estructura de esta organización.

Por lo que nos enfrentamos a una organización compleja, con poca experiencia en intervenciones y reacia a desplegarse en según qué escenarios internacionales debido a la poca homogeneidad ideológica dentro del mosaico de estados que componen la organización.

Los países que la componen son:

Rusia;

Armenia;

Kazajistán;

Bielorrusia;

Kirguistán;

Tayikistán;

Ex miembros:

Azerbaiyán (1994-1999)

Georgia (1994-1999)

Uzbekistán (1994-1999 y 2006-2012)

Miembros observadores:

Afganistán (2013)

Serbia (2013)

País que entregó solicitud para formar parte:

Irán en 2007

En definitiva, un maremágnum que ayuda a Rusia a mantener cierto control sobre el área del centro de Asia, pero que muestra graves signos de inmovilismo, descoordinación, ideología común y programa coordinado de actuaciones, así como instituciones asentadas para el sostenimiento de esta estructura que, frente al avance de otros proyectos regionales para el Asia Central, es realmente débil.

Artículos relacionados