sábado, diciembre 3, 2022
sábado, diciembre 3, 2022

La OCDE reduce todavía más su previsión del PIB para España en 2023, al 1,3%

La economía española solo recuperaría sus niveles prepandemia en 2024, según el organismo

La OCDE ha reducido todavía más su previsión de crecimiento para España en 2023, respecto a la que dio hace dos meses, para dejarla en el 1,3%, significativamente por debajo del 2,1% que espera el Gobierno.

En su informe de Perspectivas publicado este martes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) espera una recuperación, pero muy limitada, en 2024 cuando la actividad debería aumentar un 1,7%, de nuevo una estadística mucho menos optimista que el 2,4% de la proyección del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

A finales de septiembre, cuando hizo público su informe interino, había calculado que el producto interior bruto (PIB) de España aumentaría en 2023 un 1,5%. Y hay que tener en cuenta que eso ya significaba una revisión a la baja de siete décimas respecto a sus anticipaciones en junio.

En términos comparativos, las tasas de crecimiento de España el año próximo van a ser superiores a la mayoría de los grandes países desarrollados, en particular a los otros europeos, todavía más afectados por la guerra de Ucrania.

Más allá del hecho de que la actividad va a caer en el Reino Unido (-0,4%) y en Alemania (-0,3%), el crecimiento de España será claramente superior al de Italia (0,2 %), Francia (0,6%), Estados Unidos (0,5%) o Canadá (1%). Sí que crecerán más que España países desarrollados alejados geográfica y económicamente del conflicto entre Rusia y Ucrania, como Corea del Sur (1,8%), Japón (1,8%) o Australia (1,9%), por no hablar de economías emergentes como China (4,6%) o India (5,7%).

A causa de esta ralentización, España solo debería recuperar a comienzos de 2024 el nivel del PIB que tenía a finales de 2019, antes de que estallara la crisis de la covid. Y en eso se distingue, para mal, de las otras grandes economías mundiales.

Uno de los elementos más preocupantes, y que los autores consideran que debe ser la gran prioridad de la política económica ahora, es el control de la inflación. Aunque hay signos de que en España tocó techo en verano (se ha pasado del 10,7% interanual en julio al 7,3% en octubre), la OCDE cree que va a mantenerse a un nivel elevado de forma duradera.

Fuente: EFE.

Relacionados

spot_img

Colaboradores