viernes, julio 19, 2024
viernes, julio 19, 2024

La misión del OIEA llega a la central nuclear de Zaporiyia horas después de apagarse uno de sus reactores tras los bombardeos

El grupo de 14 expertos tiene como misión evaluar la situación en la planta, que fue tomada por el Ejército ruso hace más de seis meses

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) inspeccionó este jueves la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, controlada por las tropas rusas, tras lo cual el jefe de la misión de expertos, Rafael Grossi, decidió establecer una presencia «continuada» en la planta y dejar allí a parte de su equipo al menos hasta el sábado.

Los expertos que inspeccionaron las instalaciones estuvieron acompañados por representantes de la corporación estatal de energía atómica de Rusia, Rosatom, y empleados de la planta, según la agencia oficial rusa RIA Nóvosti.

Grossi, director general del OIEA, abandonó tras unas dos horas el recinto y explicó que en este tiempo él y los otros 13 expertos habían «podido reunir mucha información» en un primer recorrido de las áreas clave.

El argentino explicó que él se marchaba, pero que algunos «expertos del OIEA permanecerán en la central».

«Estamos terminando nuestra esperada visita a la central nuclear de Zaporiyia (…). Por supuesto, hay mucho más que hacer. Mi equipo se queda. Y lo que es más importante, estamos estableciendo una presencia continuada del OIEA aquí», dijo posteriormente en un vídeo colgado en su cuenta de Twitter.

Grossi no especificó cuántos expertos deja en la planta, ni por cuánto tiempo, ni tampoco dejó claro si trata de la presencia permanente del OIEA en la central de Zaporiyia que ha exigido el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, y que él mismo había planteado a su llegada como «necesaria para estabilizar la situación y obtener regularmente datos fiables e imparciales».

Según indicó en su cuenta de Telegram la empresa estatal de generación de energía atómica de Ucrania, Energoatom, «se quedan cinco representantes del OIEA» y «se espera que éstos estén en la central nuclear hasta el 3 de septiembre».

Según dijo a la agencia rusa Interfax el jefe de la administración prorrusa de la ciudad de Energodar, Alexandr Volga, los expertos que se han quedado serán alojados en un hotel de la localidad.

El resto de la delegación, incluido Grossi, debían abandonar el territorio controlado por Rusia antes de las 20.00 hora de Moscú (17.00 GMT), añadió, algo que ya hicieron.

Durante la visita, siempre según las agencias rusas, algunos residentes de Energodar, controlada por Rusia, entregaron a Grossi, un llamamiento para «frenar las provocaciones de Ucrania contra la central nuclear» y un fragmento de un supuesto misil ucraniano.

La misión llegó poco antes de las 14.30 hora local a la central nuclear, que ha sido objeto en las últimas semanas de constantes ataques que han puesto en riesgo la seguridad nuclear y de los que se acusan mutuamente Rusia y Ucrania.

El grupo de 14 expertos del OIEA, la agencia nuclear de la ONU con sede en Viena, tiene como misión evaluar la situación en Zaporiyia, que fue tomada por el Ejército ruso hace más de seis meses.

La central fue objeto de bombardeos recientes que dañaron algunas de sus instalaciones, y el OIEA lleva meses advirtiendo del riesgo de un desastre nuclear y pidiendo permiso para efectuar esta misión.

Este mismo jueves uno de los reactores de la planta tuvo que ser parado después de que esta madrugada se produjeran nuevos bombardeos y ataques en la zona cercana y de los que Kiev y Moscú se acusan mutuamente y que obstaculizaron la llegada de la misión del OIEA a la central nuclear.

«Hoy, 1 de septiembre de 2022, a las 4:57 a. m. (hora local), como resultado de otro bombardeo de mortero por parte de las fuerzas de ocupación rusas en el sitio de la central nuclear de Zaporiyia, se activó la protección de emergencia y se apagó la quinta unidad de potencia operativa», señaló Energoatom.

La central nuclear, la mayor de Europa y la tercera del mundo en cuanto a potencia, ya sufrió una desconexión temporal de la red la pasada semana por causas que aún no han sido aclaradas.

Según la compañía, los bombardeos también dañaron «la línea auxiliar de suministro de energía de respaldo» de la central, lo que supuso que la unidad número 2 de la planta se apagara transitoriamente y se activara posteriormente con los generadores diésel.

La unidad de energía 6 continúa operando dentro del sistema energético ucraniano y al mismo tiempo alimenta las propias necesidades de la ZNPP, precisó Energoatom.

El personal ucraniano de la planta está haciendo todo lo posible por eliminar los daños a su infraestructura, enfatizó la compañía, que recordó que esta es la segunda vez en los últimos 10 días que «las acciones criminales de los alborotadores han llevado al cierre de la unidad y la desenergización de la estación», en referencia a los ataques rusos.

El Gobierno de Moscú ocupa la central desde el pasado 4 de marzo y sus alrededores son objeto de ataques de los que se acusan mutuamente rusos y ucranianos. De hecho, el Klemlin acusó hoy a las tropas ucranianas de un intento de asalto de la planta.

«Hoy, alrededor de las 06.00 hora de Moscú (03.00 GMT), las tropas ucranianas (distribuidas) en dos grupos de sabotaje de hasta 60 personas y en siete barcos atracaron en la costa del embalse de Kajovka, tres kilómetros al noreste de la planta de energía nuclear de Zaporiyia e intentaron apoderarse de ella», señaló el portavoz del Ministerio de Defensa, Ígor Konashénkov.

Según la institución castrense, «se tomaron medidas para destruir al enemigo, incluso con el uso de la aviación del Ejército» y actualmente la central está «bajo control».

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores