jueves, mayo 26, 2022

La letra pequeña del bono joven de alquiler: no llegará a las grandes ciudades y los estudiantes no residentes podrán pedirlo

La medida le costará al contribuyente 2.100 millones de euros y hay voces que advierten de una posible escalada del alquiler

Los estudiantes sin permiso de residencia en España podrán acceder también al bono joven de alquiler que ha aprobado este martes el Gobierno para los jóvenes de entre 18 y 35 años que ganen menos de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), es decir, 24.318 euros. La medida le costará al contribuyente 2.100 millones de euros hasta 2025.

«Se ha incorporado esa figura de estudiantes que vienen de otras latitudes a pasar por ejemplo un año en España y no es necesario siquiera que tengan permiso de residencia, sino que acrediten que la estancia es por circunstancias estudiantiles o necesidades de trabajo», han señalado fuentes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma).

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de El Liberal (@elliberal_)

Alcance limitado en las ciudades más tensionadas

El bono joven es una ayuda de 250 euros mensuales por dos años para alquileres que no superen los 600 euros (o 300 euros por habitación), aunque en algunas ocasiones el límite puede ser hasta 900 (450 por habitación). Además del requisito de ganar menos de tres veces el Iprem, para solicitarlo es imprescindible presentar contrato de arrendamiento y de trabajo.

Sin embargo, tal y como está planteada la medida, parece que algunos de los jóvenes que más pueden necesitar el bono quedarán imposibilitados para acceder a él. Hablamos de aquellos que viven precisamente en las ciudades con los mercados inmobiliarios más tensionados, como Madrid, Barcelona, Palma, Valencia, Sevilla o Málaga. Y es que no es nada fácil encontrar un alquiler que baje de los 600-900 euros mensuales (o 300-450 por habitación) en esas ciudades.

Según datos de Atlas Real Estate Analytics y adelantados por el diario El Mundo, el porcentaje de viviendas por debajo de los 600 euros de alquiler en Barcelona es solo del 0,95%, del 1,02% en Palma y, en Madrid, del 1,43%. Poco mejor es la situación en Valencia, donde solo el 4,11% del parque inmobiliario se sitúa por debajo de ese valor. En Sevilla se llega al 12% y en Málaga, casi al 15%. La proporción crece si se toma el baremo máximo de 900 euros (20,58% en Barcelona; 24,65% en Palma; 28,46% en Madrid; 49,3% en Valencia).

El Gobierno descarta un movimiento inflacionista

El Ministerio de Transportes rechaza que la nueva ayuda pueda repercutir en un aumento del precio de los alquileres, como ha pronosticado, entre otros, el portal inmobiliario Idealista.

«Las comunidades van a ir comprobando que los contratos están firmados el 1 de enero o posteriormente y no tiene por qué haber ningún movimiento inflacionista, a no ser que alguien quiera cometer una irregularidad», señalan.

Fuente: El Liberal / EFE

Artículos relacionados