domingo, agosto 7, 2022

La Justicia comienza a investigar la denuncia por espionaje a Pedro Sánchez y Margarita Robles

El juez ha pedido a la Fiscalía que informe sobre todo lo que considere oportuno para esclarecer los hechos

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha abierto una investigación por un posible delito de descubrimiento y revelación de secretos en relación a la denuncia de la Abogacía del Estado por la infección con la herramienta Pegasus de los teléfonos móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles.

En un auto, el juez ha dado traslado además al Ministerio Fiscal para que informe sobre la práctica de las diligencias de investigación que considere convenientes para determinar la naturaleza y circunstancias de los hechos objeto de denuncia, así como de las personas que en ellos hayan participado.

Los hechos denunciados serían competencia de la Audiencia Nacional tal y como establece la Ley Orgánica del Poder Judicial, por cuanto afectan a altos organismos de la nación, como son el presidente del Gobierno y a la ministra de Defensa.

Aparece “meridianamente claro”, según Calama, la competencia de la Audiencia Nacional para instruir la causa penal encaminada a determinar la naturaleza y circunstancias del hecho, las personas que en él hayan participado y el órgano competente para el enjuiciamiento.

En su auto, el magistrado explica que los hechos que constan en la denuncia de la Abogacía del Estado podrían enmarcarse dentro de los delitos que el Código Penal tipifica como de descubrimiento y revelación de secretos.

Recuerda que estos derechos salvaguardan un espacio de intimidad personal y familiar que queda sustraído a intromisiones extrañas, destacando la necesaria protección frente al creciente desarrollo de los medios y procedimientos de captación, divulgación y difusión de la misma y de datos y circunstancias que pertenecen a la intimidad.

La Abogacía del Estado denunció que en las dos intrusiones en el móvil de Sánchez, entre los días 19 y 31 del mes de mayo del año pasado , se extrajeron 2,6 gigas y 130 megas de datos, en tanto que fueron 9 megas de información en el caso de Robles, en un solo ataque en junio de 2021, según fuentes gubernamentales. Sin embargo, el contenido exacto de estos datos se desconoce en estos momentos.

En las fechas en las que se produjo el espionaje, España vivía uno de sus momentos de mayor tensión con Marruecos cuando, el 17 y 18 de mayo, llegaron a las costas de Ceuta 6.000 migrantes de manera ilegal sin que las fuerzas de seguridad marroquí lo impidieran.

Fuente: EFE

Artículos relacionados