miércoles, agosto 10, 2022

Feijóo califica su reunión con Sánchez de «muy cordial, pero poco fructífera»: sólo se pacta retomar la renovación del CGPJ

No ha habido acuerdo sobre la propuesta de rebaja fiscal que el líder del PP ha presentado al presidente del Gobierno

La primera reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y Alberto Núñez Feijóo como nuevo líder del PP y de la oposición ha terminado pasadas las dos del mediodía tras más de tres horas en las que el Ejecutivo ha propuesto pactos en materia económica de política exterior o para la renovación del poder judicial.

El todavía presidente gallego ha calificado la reunión de «muy cordial, pero poco fructífera». «Lamentablemente no tengo ninguna buena noticia para la economía familiar, para los trabajadores, para las rentas medias y bajas y para las empresas», ha añadido Feijóo.

No se ha conseguido acordar ninguna medida adicional para paliar la situación de crisis económica, más allá del decreto ya aprobado por el Gobierno. Un decreto que, en cualquier caso, el presidente no le ha pedido que sea respaldado por el PP cuando tenga que ser convalidado en el Congreso.

Feijóo ha explicado que, una vez que Sánchez no ha aceptado su propuesta de bajada de impuestos, en especial las retenciones y el IRPF para aliviar la subida de los precios en las familias, ha debido considerar que tampoco estaba en condiciones de reclamar el apoyo para un decreto que, además, no ha sido negociado «con nadie».

El líder del PP ha criticado también que la reunión se haya celebrado sin un orden del día conocido o, al menos, una mínima documentación que hubiera permitido concretar los asuntos a tratar y allanar posibles acuerdos.

Pese a estos reproches y preguntado si «se fía» del presidente del Gobierno, Feijóo ha avanzado que pone «el contador a cero» con Sánchez y que, sobre las cosas que ha podido decir en el pasado, «ya están las hemerotecas».

Así, ha puesto como ejemplo el compromiso de bajar impuestos que, ha señalado, se fijó en la conferencia de presidentes autonómicos celebrada en La Palma.

Compromiso que, ha denunciado, ha quedado incumplido y que hoy, de nuevo, ha corroborado Sánchez al confirmarle que no habrá una rebaja fiscal.

Aunque tiene «mayoría suficiente» para su convalidación, el Gobierno ha pedido que el PP no se oponga al plan ante la guerra, un acuerdo de país, por no contener una rebaja del IRPF, como ya se apartaron en época de Casado de la reforma laboral.

«Una propuesta deja de ser una propuesta para ser una imposición si se deriva en que si no aceptas mi medida lo rechazo todo», ha afirmado Isabel Rodríguez, portavoz del Gobierno, en rueda de prensa, acerca de un real decreto «abierto al diálogo» que el Gobierno espera no tener que prorrogar. Como están en un «tiempo nuevo» esperan que el PP «reconsidere su posición».

Feijóo también ha revelado que tras su conversación con Sánchez en el Palacio de la Moncloa ambos sí han acordado recuperar las negociaciones para la renovación pendiente del CGPJ y del Tribunal Constitucional y para quitar del artículo 49 de la Constitución la referencia a las personas «disminuidas».

Feijóo sí ha valorado la «voluntad de acuerdo» expresada para otras cuestiones de negociación política. En esta línea ha citado la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pendiente desde hace más de tres años, así como la próxima de parte del Tribunal Constitucional, así como la reforma del artículo 49 de la Carta Magna y también el desbloqueo de la supresión del voto rogado para residentes en el extranjero.

Es más, el nuevo presidente del PP ha asegurado que en estos asuntos las conversaciones se recuperan «a partir de hoy mismo».

Eso sí, para el caso del CGPJ ha insistido en la idea del PP de que es preciso que el Gobierno acceda a cambiar el método actual de elección de los miembros del órgano de gobierno de jueces y magistrados, para mejorarlo, de modo que sean escogidos los vocales con los perfiles «más adecuados, independientes y respetados en la carrera judicial».

Alberto Núñez Feijóo ha puntualizado además que en cuanto a la eliminación del voto rogado las conversaciones ya están muy avanzadas, ya que se está tramitando en el Parlamento, de modo que solo resta reactivar la reforma.

Por otro lado, Feijóo ha dicho que Sánchez se ha comprometido a mantenerle informado sobre toda la política exterior de España después del cambio de postura del Ejecutivo con respecto a Marruecos, ya que, ha lamentado, «no pudimos empezar peor».

Esta situación «no volverá a repetirse», ha señalado Núñez Feijóo, que ha hecho hincapié en que Sánchez le mantendrá informado a partir de ahora sobre «cualquier evento importante» relacionado con la política exterior de España, entre ellos Marruecos o la guerra de Ucrania.

Núñez Feijóo se ha comprometido, por su parte, a ser «respetuoso» con la política exterior del Gobierno y a no boicotearla, si bien ha insistido en que su cambio de postura respecto a Marruecos ha sido «inadmisible» porque «ha roto la forma y el fondo» en la manera de actuar hasta ahora.

«Ha roto 40 años de consensos», ha remarcado el dirigente del PP, quien ha lamentado que este cambio de criterio haya permitido a Marruecos recuperar algo que llevaba reclamando hace siglos, mientras que España no ha conseguido «nada».

Ha dicho que aunque el presidente del Gobierno es optimista de cara al futuro, él no tiene información, ni hechos, en los que se pueda basar esa visión positiva.

«Si empezamos a tener hechos concretos lo celebraré, pero por el momento lo único que tengo es la opinión y la impresión del Gobierno», ha apostillado el también presidente gallego, antes de subrayar que está abierto a consensos en política exterior.

El nuevo líder del PP ha recalcado que hay cosas que no son negociables como su «integridad territorial», porque ya esta protegida en la Constitución española.

Por otra parte, le ha trasladado al presidente el apoyo de su partido «sin matices y sin condiciones» a su actuación en el conflicto de Ucrania, un respaldo, ha añadido, «mucho más firme» que el que le han prestado alguno de sus socios y aliados parlamentarios. 

El Gobierno, que ha visto como todo el Congreso y parte de la solución enmienda su postura respecto al Sáhara, ha asegurado sobre Marruecos que persigue el interés general.

El Ejecutivo ha destacado otros temas abordados en la reunión, como la necesidad de que Feijóo reafirme su compromiso en la lucha contra la violencia de género y aclare que no está de lado de los «eufemismos» de Vox, la preocupación de Sánchez ante el avance de la «ultraderecha» en el contexto internacional o la necesidad de que el PP vuelva al pacto antitransfuguismo.

En todo caso, ambas partes se han mostrado partidarias de mantener el diálogo entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, y dejar atrás una etapa donde, en palabras del Ejecutivo, «lo extraordinario es que estas reuniones no se produjeran».

Fuente: EFE.

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel