lunes, abril 19, 2021

La consigna de Sánchez: nada de símbolos nacionales en el acto de destrucción de armas de ETA

Según adelanta COPE, el presidente del Gobierno evitó la presencia de símbolos nacionales durante el acto en el que se destruyeron las armas de la banda terrorista

Durante el acto en el que se destruyeron las armas pertenecientes a ETA con una apisonadora, Pedro Sánchez se quedó sin apoyos: ni las víctimas, ni la oposición, ni los expresidentes de España que acabaron con la banda terrorista estuvieron presentes.

Según adelanta COPE, Moncloa evitó la presencia de los símbolos nacionales en el acto, no sonó el himno nacional ni se vio ni una bandera. Solamente una apisonadora (verde caqui en su versión original) y pintada de gris para la ocasión.

La mayor parte de las asociaciones de víctimas se ausentaron. Quienes si acudieron fueron la AVT, y su presidenta, Maite Araluce, le recriminó a Sánchez el acercamiento de presos de ETA al País Vasco.

«Esas armas son las mismas que empuñaban lo que acerca cada viernes. Esos mismos que no colaboran con la Justicia y no facilitan que se puedan resolver los más de 300 casos sin Justicia».

Este mismo viernes, solo unas horas después del acto de la apisonadora, el Gobierno ha informado de que acercará a cárceles vascas al asesino de Fernando Buesa y a otros cuatro etarras.

El silencio de Marlaska

Al ser preguntado por la ausencia de símbolos nacionales durante el acto, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska no ha dado ninguna explicación y ha negado haber recibido alguna indicación al respecto.

Asimismo el Sindicato Unificado de Policía piensa que se faltó al respeto a los 186 policías asesinados por la banda terrorista.

«No entendemos cómo en un acto donde supuestamente homenajean a casi mil héroes asesinados por luchar por la unidad de nuestro país, no haya habido ni un sólo signo o gesto que represente la unidad de todos aquellos a los que asesinaron. Como la bandera«.

- Publicidad -

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado