lunes, abril 15, 2024
lunes, abril 15, 2024

La batalla de Clara Campoamor: 90 años del voto femenino en España

Las socialistas Victoria Kent y Margarita Nelken se opusieron al sufragio de las mujeres al creer que favorecería a la derecha

La aprobación del voto femenino en 1931, que este viernes cumple 90 años, fue un punto de inflexión en el camino hacia la igualdad jurídica entre hombres y mujeres ya que el Congreso de la Segunda República no sólo aprobó una nueva Constitución, sino que modificó el ordenamiento jurídico con la participación de tres diputadas claves: Clara Campoamor, Margarita Nelken y Victoria Kent.

En los meses previos a la aprobación del voto femenino, las Cortes Constituyentes modificaron la legislación ordinaria y cambiaron normativas jurídicas como la vinculada a los jurados populares, donde no podían participar las mujeres.

En el debate sobre el sufragio femenino, tanto Victoria Kent, del Partido Radical Socialista, como Margarita Nelken, del Partido Socialista, se opusieron a que las mujeres pudieran votar porque consideraban que su participación electoral favorecería a la derecha.

Por contra, Campoamor, abogada liberal perteneciente al Partido Radical, defendió el derecho al sufragio para las mujeres al margen de ideologías.

Tras la Carta Magna de la II República, se dio paso al sufragio universal aunque no fue hasta el 19 de noviembre de 1933 cuando las mujeres españolas pudieron votar por primera vez en la historia.

El sufragio femenino en la historia

El voto femenino como hito democrático ya había llegado cien años antes a otras partes del mundo: en 1838, las islas Pitcairn, en la Polinesia, fue el primer territorio donde se aprobó el sufragio de la mujer en situación de plena igualdad con los hombres, aunque este hecho desapareció cuando los habitantes del pequeño archipiélago lo desalojaron 12 años después.

Bastantes años después, en 1869, el estado de Wyoming (EE.UU.) aprobó el voto femenino de forma oficial.

Sin embargo, Nueva Zelanda se convertiría en la década de 1890 y 1899 en la primera nación que permitió el voto femenino al incluir a las mujeres maoríes.

El último país en sumarse ha sido Arabia Saudí, que abrió la igualdad de voto en 2011 y cerca de 130.000 mujeres tuvieron la oportunidad de acudir a las urnas en unos comicios locales en 2015.

Relacionados

spot_img

Colaboradores