lunes, marzo 20, 2023
lunes, marzo 20, 2023

Investigadores españoles identifican un indicador del éxito del tratamiento de insuficiencia cardíaca

En una amplia muestra de más de 1.000 pacientes, han demostrado que los pacientes con bajos niveles en sangre de PICP mejoran su función cardíaca tras el tratamiento

Investigadores del Cima Universidad de Navarra y del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol han identificado un biomarcador de daño cardiaco que indica qué pacientes con insuficiencia cardiaca responden mejor a la terapia convencional y cuáles presentan más riesgo de empeorar.

En una amplia muestra de más de 1.000 pacientes con un seguimiento a largo plazo, han demostrado que los pacientes con bajos niveles en sangre de PICP, un derivado del colágeno asociado a la fibrosis cardíaca, mejoran su función cardíaca tras el tratamiento y presentan menor riesgo de futuras hospitalizaciones y muerte.

Según señala el Cima en una nota, este estudio supone un «gran avance» en la comprensión de los mecanismos patológicos que pueden influir en la eficacia de los tratamientos para la insuficiencia cardiaca y ofrece una nueva herramienta que podría ayudar a prevenir y tratar mejor las enfermedades del corazón en el futuro.

Explican que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo y muchas derivan con frecuencia en insuficiencia cardiaca, una patología crónica que limita la capacidad del corazón para bombear sangre suficiente al resto de órganos. A pesar de los avances terapéuticos, muchos pacientes con insuficiencia cardiaca empeoran, con frecuencia son hospitalizados y presentan una elevada mortalidad.

Según la investigadora del Programa de Enfermedades Cardiovasculares del Cima Universidad de Navarra y primera autora del trabajo, Susana Ravassa, “en este estudio hemos utilizado el péptido PICP para identificar qué pacientes son los que mejor responden a las terapias convencionales en insuficiencia cardiaca, y en cuáles deberían ser reforzadas, avanzando así hacia la implementación de una estrategia de medicina personalizada en esta enfermedad”.

Josep Lupón, investigador del Servicio de Cardiología y la Unidad de Insuficiencia Cardíaca del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, también primer autor del estudio, defiende que para mejorar el tratamiento personalizado de estos pacientes “hay que profundizar en las alteraciones que subyacen al desarrollo de la insuficiencia cardiaca».

«Es muy frecuente que el corazón de estos pacientes presente fibrosis, la cual puede tener un impacto sobre su evolución y su respuesta al tratamiento”, alerta.

En trabajos anteriores, los investigadores del Cima demostraron el potencial de PICP como biomarcador de fibrosis, aunque “los resultados de este trabajo confirman el papel relevante de la fibrosis en el remodelado miocárdico que contribuye al desarrollo de la insuficiencia cardiaca».

«Además, el PICP emerge como un biomarcador prometedor para mejorar el fenotipado y la estratificación del riesgo en pacientes con esta enfermedad. Avanzar en la investigación de este biomarcador ayudará a consolidarlo como una herramienta útil para identificar a los pacientes que se beneficiarán de una terapia anti-fibrótica, y valorar la respuesta al tratamiento”, apunta Arantxa González Miqueo, directora del Programa de Enfermedades Cardiovasculares del Cima Universidad de Navarra y una de las autoras principales del trabajo.

Este estudio se ha realizado en el marco de proyecto MINERVA II que financia Gobierno de Navarra. También ha contado con el apoyo del Instituto de Salud Carlos III, el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades de España y la Comisión Europea, entre otras instituciones. 

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores