martes, febrero 27, 2024
martes, febrero 27, 2024

Hungría rechaza el crédito conjunto que propone Bruselas de 18.000 millones para Ucrania

El Ejecutivo comunitario obtuvo el respaldo de la mayoría de países del club para una medida que necesita el visto bueno de todas las capitales para salir adelante

La Comisión Europea presentó formalmente este miércoles su propuesta para transferir 18.000 millones de euros en créditos con condiciones muy favorables a Ucrania a lo largo de 2023, a pesar de que el Gobierno de Hungría ha amenazado con bloquear la iniciativa.

El Ejecutivo comunitario obtuvo este martes el respaldo político de la mayoría de países del club en la reunión de ministros de Finanzas de la UE (Ecofin) para una medida que necesita el visto bueno de todas las capitales para salir adelante, puesto que implica nuevas emisiones conjuntas de deuda avaladas por el presupuesto comunitario.

En estos 18.000 millones estarían incluidos 3.000 millones de euros que quedan por aprobar del primer paquete de ayuda macrofinanciera (9.000 millones de euros en total) que la UE prometió entregar a Ucrania este mismo año, del que solo ha logrado aprobar el pago de dos tercios del dinero.

El objetivo del club comunitario es realizar el primer pago del nuevo programa ya a principios de enero, puesto que Kiev ha trasladado a Bruselas que necesita entre 3.000 y 5.000 millones de euros al mes solo para cubrir las necesidades más urgentes. «Presentamos un paquete ajustado a las necesidades actuales de Ucrania. Desde pagar salarios y pensiones hasta reparar infraestructuras energéticas, de agua y otras, y también cuestiones sociales como viviendas que Rusia ha destruido», explicó el vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis.

Sin embargo, el Gobierno de Hungría que lidera Viktor Orbán, considerado el aliado de la Rusia de Vladímir Putin en la UE, ya ha avanzado su oposición: «Decimos sí al apoyo de Ucrania, pero nos oponemos a un crédito conjunto«, afirmó el ministro de Gobernación, Gergely Gulyás, ante la prensa.

Preguntado por la posición húngara, Dombrovskis replicó que la actuación conjunta europea es más «estable y predecible» que actuar a través de «acuerdos bilaterales u otros mecanismos», al tiempo que ha confiado en tener una «decisión positiva» antes de que acabe el año.

A su lado, el comisario de Presupuesto, Johannes Hahn, defendió que la propuesta no tendrá impacto presupuestario para los Estados miembros hasta 2024 puesto que los primeros intereses de las emisiones de deuda no se pagarán hasta ese año. En total, explicó el austriaco, los socios comunitarios tendrán que abonar, según «estimaciones conservadoras», unos 630 millones de euros al año que se repartirían en función de la renta nacional bruta de cada uno de ellos, lo que supone que Hungría pagaría unos 6 millones anuales.

El nuevo programa de asistencia financiera a Kiev no es la única iniciativa que Budapest mantiene bloqueada en la UE, puesto que también está impidiendo la adopción de un tipo mínimo del 15% en el impuesto de sociedades. De fondo subyacen las negociaciones entre Bruselas y Budapest con respecto a la aprobación de su plan de recuperación, que contempla el desembolso de 5.900 millones de euros, y las conversaciones sobre el expediente abierto por deficiencias en el Estado de derecho, que conllevaría la suspensión de 7.500 millones.

En este sentido, Dombrovskis señaló que la aprobación del plan de recuperación húngaro y las negociaciones del nuevo paquete de ayuda a Ucrania «técnicamente no están ligados» y que Budapest «reconoce la necesidad de apoyar a Ucrania», por lo que confía en se pueda lograr una solución.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores