sábado, agosto 13, 2022

Hallada en Irak una ciudad de 3.400 años que emergió por la sequía del Tigris

Se trata de una antigua ciudad del Imperio Mitanni, que los arqueólogos alemanes y kurdos responsables del hallazgo creen que se trata de Zakhiku

La sequía extrema que asola a Irak desde principios del año ha traído problemas considerables a millones de residentes en el territorio de la antigua Mesopotamia. Sin embargo, la bajada drástica de los niveles de agua también ha permitido el hallazgo de una antigua ciudad del Imperio Mitanni construida hace unos 3.400 años a orillas del río Tigris.

Edificada cerca de la ubicación actual del embalse de Mosul, los arqueólogos alemanes y kurdos responsables del descubrimiento creen que la urbe es Zakhiku. El enclave incluye un palacio y varios grandes edificios, considerándose que se trató de un centro destacado del Imperio Mitanni, existente entre el 1550 y el 1350 antes de Cristo. Los investigadores trabajaron lo más rápido posible para salvar el hallazgo antes de que las ruinas quedasen sumergidas en el agua de nuevo.

Un edificio de almacenamiento hallado a orillas del Tigris / Universidad de Tübingen

Nunca se había excavado antes en esta ciudad de la Edad del Bronce en Kemune, el Kurdistán iraquí. Fue entre enero y febrero de este 2022 cuando se pudieron documentar al menos ciertas partes de este antiguo asentamiento. En cuestión de unas pocas semanas y trabajando a contrarreloj, se logró mapear buena parte de la ciudad.

También quedaron al descubierto una fortificación con muros y torres, un edificio de varios pisos de almacenamiento monumental y un complejo industrial. El buen estado de conservación de las paredes sorprendió sobremanera a los arqueólogos, a pesar de que estaban hechas de ladrillos de barro secadas al sol y llevaban hundidas más de 40 años. Como la ciudad fue destruida por un terremoto alrededor del 1350 antes de Cristo, las partes superiores de las murallas se derrumbaron enterrando los edificios.

Otro descubrimiento importante fue el de cinco vasijas de cerámica que contenían un archivo de más de 100 tablillas cuneiformes. Son del período asirio medio, y algunas de las tablillas todavía están en sus sobres de arcilla, considerándose que podría tratarse de cartas. Para conservar lo descubierto, los edificios excavados se cubrieron al completo de láminas de plástico ajustadas y relleno de grava, ya que las aguas del Tigris han vuelto a inundar el sitio.

Una de las vasijas de cerámica con tablillas cuneiformes / Universidad de Tübingen

Artículos relacionados

Cuando las cosas tienden a cero

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel