martes, septiembre 27, 2022
martes, septiembre 27, 2022

Gobierno y sindicatos pactan subir el salario mínimo a 1.000 euros dejando fuera a la patronal

El incremento será de 35 euros mensuales, de los 965 euros actuales hasta los 1.000 euros al mes en 14 pagas, con efectos retroactivos desde el 1 de enero

El Ministerio de Trabajo y los sindicatos UGT y CCOO han pactado elevar 35 euros el salario mínimo interprofesional (SMI) hasta situarlo en 1.000 euros brutos mensuales en 14 pagas desde el 1 de enero de 2022.

Este incremento, anunciado este miércoles por la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, satisface las demandas de los sindicatos, mientras que la CEOE vuelve a quedarse fuera del acuerdo, como ya anunció el martes.

Tras la firma del acuerdo, la ministra ha señalado que esta subida «es un hito muy importante para el país», algo que lleva a cabo «con satisfacción y alegría», tras haber mantenido negociaciones con patronal y sindicatos desde el pasado lunes.

El Gobierno ha querido llevar el SMI al diálogo social a pesar de que la ley solo establece la mera consulta previa a los agentes sociales, según ha destacado la vicepresidenta, que ha agradecido no solo a UGT y CCOO, sino también a la CEOE y Cepyme por haber participado en la negociación, aunque finalmente el acuerdo haya sido bipartito.

Para Díaz, alcanzar los 1.000 euros en 2022 «es un hito muy importante» para un país que venía de la legislatura previa del PP con un SMI de 735 euros brutos mensuales que condenaba a los trabajadores a la pobreza.

«Lejos de todo lo que se ha dicho, subir el SMI ha sido muy positivo para nuestro país y también para la economía (…) una distinta política de rentas es lo que hoy hace que estemos mejor que en tiempos precedentes», ha subrayado Díaz.

La vicepresidenta ha hecho hincapié en la incidencia directa que el incremento del SMI tiene en sectores más vulnerables de la población trabajadora como son los jóvenes y las mujeres, y ha recordado que desde 2019 la brecha salarial de género se ha reducido en 4,8 puntos.

«Caminamos hacia un modelo de sociedad que mira de frente a la desigualdad», ha afirmado Díaz, que ha incidido en que el Gobierno volverá a subir el SMI en 2023 para cumplir con su compromiso de alcanzar al cierre de la legislatura el 60 % del salario medio.

En este sentido, ha apuntado que volverá a convocar al Comité de Expertos para que actualice su informe de recomendaciones de subida del SMI, ya que hizo el cálculo del salario medio en base a los datos de la encuesta de estructura salarial de 2018.

Según ha dicho, la reforma laboral y el alza del SMI permiten aproximar al país a «la normalidad europea» al avanzar en la corrección de dos de las grandes anomalías del mercado laboral español, que son la precariedad ocasionada por la temporalidad y los bajos salarios.

Asimismo, ha afirmado que el alza del SMI sirve también para tirar al alza de los salarios general.

En referencia a las quejas de las organizaciones patronales sobre las dificultades para subir salarios en sectores como el campo, ha dicho que no hay datos que lo avalen, puesto que la afiliación en este ámbito está en récord.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha mostrado su «satisfacción» resultado de la «política reivindicativa de los sindicatos» y una «muestra evidente de la obcecación que estamos teniendo» para «mejorar las condiciones laborales de los más precarios».

Así, ha detallado que la subida beneficiará a 1,8 millones de trabajadores, siendo su perfil el de «una mujer de entre 16 y 34 años, con contrato temporal y empleadas en el sector agrario o en los servicios».

«La subida a 1.000 euros va al corazón de las personas que menos tienen», ha dejado claro el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, quien ha rechazado los argumentos de algunos que dicen que «el SMI destruye empleo», cuando en realidad es «un instrumento para activar la economía».

Tanto Álvarez como Sordo han asegurado que este acuerdo tiene «una importancia simbólica», porque supone romper un techo que parecía difícil, debido a la «obcecación de la patronal de no cumplir los acuerdos con los sindicatos».

Ambos han recordado que el último acuerdo para el empleo y la negociación colectiva (AENC) 2018-2020 suscrito con la patronal incluía el situar el salario mínimo en convenio en los 1.000 euros en 14 pagas.

«La negociación del AENC fue muy dura en este punto y pensamos que iba a cumplir. Si hubiera cumplido, la afectación de esta subida sería pequeña. Ahora muchos convenios verán incrementados los salarios», ha dejado claro Álvarez.

«Las organizaciones empresariales se han mostrado insumisas a las recomendaciones que la CEOE y Cepyme pactaron con los sindicatos», ha reconocido Sordo.

Fuente: EFE

Relacionados

Trabajo llevará a Glovo ante la Fiscalía General del Estado por su rebelión con la «ley rider»

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo asegura que "no va a parar" hasta que las empresas de reparto respeten la normativa

La OCDE rebaja aún más la euforia del Gobierno respecto al crecimiento económico en 2023

El Ejecutivo ya redujo sus previsiones de avance del PIB del 2,7% al 2%, pero el organismo internacional lo sitúa en el 1,5%

(VÍDEO) Miles de funcionarios se manifiestan en Madrid para pedir una subida salarial «justa» y medidas eficaces contra la inflación

A la manifestación se ha sumado la organización policial Jusapol, contando con la presencia del portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal
spot_img

Colaboradores