lunes, febrero 6, 2023
lunes, febrero 6, 2023

(FOTOGALERÍA) Se cumplen once años del inicio de la erupción del Tagoro, el volcán submarino de Canarias

La erupción fue precedida de 80 días de actividad sísmica, en torno a 10.000 terremotos, que migraron desde el norte hasta el sur, y una deformación del terreno que alcanzó los 5 cm

El Tagoro, el volcán submarino que emergió frente a La Restinga, El Hierro, inició su erupción hace once años y concluyó más de cuatro meses después tras expulsar entre 300 y 400 millones de metros cúbicos, lo que la convierte en una de las mayores de la historia de Canarias.

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha publicado un hilo en las redes sociales en el que recuerda que la erupción fue precedida de 80 días de actividad sísmica, en torno a 10.000 terremotos, que migraron desde el norte hasta el sur, y una deformación del terreno que alcanzó los 5 centímetros.

Unas 30 horas antes de la erupción se produjo un terremoto de magnitud 4 que fue seguido de una sismicidad cada vez más somera que mostró un ascenso desde los 3 kilómetros hasta la superficie.

A las 5.00 hora canaria del 10 de octubre de 2011 comenzó a registrarse un tremor volcánico con el que dio comienzo la erupción a unos pocos kilómetros al sur del pueblo de La Restinga.

El segundo día de erupción se produjo un aumento considerable del tremor que llegó a ser sentido por la población. Debido al peligro de que la fisura eruptiva llegara a abrir cerca del pueblo de la Restinga, este fue evacuado, rememora el IGN.

En los días sucesivos fueron hallados peces muertos en la superficie del mar debido a la fuerte descompresión y se fue creando una mancha amarillo-verdoso provocada por los gases de azufre emitidos por el volcán.

Otro importante fenómeno observado de manera masiva el día 15 de octubre de 2011 fue la aparición de unas rocas de material blanco y ligero en su interior y basanita en su superficie que fueron denominados ‘restingolitas’.

Estas xenopumitas se producían debido al encuentro entre el magma basáltico ascendente y otro material ligero que era recubierto por el basalto permitiendo que flotara en el mar debido a su baja densidad. Todavía hoy su origen es objeto de debate, indica el IGN en su publicación en redes.

A partir del primer mes de erupción empezaron a emerger nuevos productos de la erupción: los globos de lava.

Se trataba de rocas flotantes formadas exclusivamente de basalto. La roca estaba a alta temperatura (más de 400 grados) y era hueca, lo que les permitía flotar unos minutos.

El agua que intentaba introducirse en el globo se evaporaba hasta que finalmente el agua del mar entraba en los globos que, como barcos, acababan hundiéndose.

Durante la erupción se produjo una intensa sismicidad durante los dos primeros meses. Esta sismicidad se concentraba en la zona norte de la isla (a 20 kilómetros de la erupción) y parecían marcar el origen del magma. El mayor terremoto sentido fue de magnitud 4.6.

La vigilancia volcánica realizada entonces por el IGN incluía varias técnicas como la sismología (localización de terremotos), geodesia (medida de deformación) y geoquímica (medida de gases volcánicos en aguas subterráneas o directamente como flujo difuso del suelo).

Desde entonces se han realizado muchos estudios para la vigilancia volcánica, destaca el IGN, entre ellos la relocalización relativa de terremotos que permite determinar con más precisión la sismicidad.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores